Chile vive un intenso período electoral en donde seis candidatos aspiran a tomar las riendas de la nación el 21 de noviembre. Los retos para el país, que mantiene vigente la Constitución de la dictadura de Augusto Pinochet, son muchos y en las manos de la fórmula política vencedora estará el darle un giro de 180 grados a su pueblo.

La diáspora chilena también ha comenzado a jugar un papel activo por la necesaria transformación del país y sobre este tema CorreoTV entrevistó a Patricio Bascuñán, uno de los dos voceros del recién creado Comando Apruebo Dignidad en Toronto.

“Chile vivirá este mes elecciones presidenciales y también parlamentarias. Los chilenos y chilenas que residimos en el extranjero podemos votar en la elección presidencial pero no en las parlamentarias ya que la derecha nos ha bloqueado permanentemente. Por lo tanto, nuestro derecho a voto no es pleno, pero esperamos que con el tiempo lo alcancemos y podamos crear un distrito en el exterior como otros países latinoamericanos ya lo tienen”, explicó Bascuñán.

El también maestro con una larga trayectoria como sindicalista enfatizó que estas elecciones tienen unos antecedentes significativos en la historia de Chile, los cuales muestran la fuerza de los movimientos sociales y el interés de reconstruir los caminos políticos del país.

“El 18 de octubre del 2019 se produjo una revuelta social grande en la que solamente en la capital se reunieron más de 1 millón de personas y otros 4 millones en distintas ciudades. Con este estallido se inicia un proceso antiliberal en Chile, no es un proceso liderado por partidos políticos sino por movimientos sociales. Esto llevó a la formación de una Convención Constitucional conformada por más de 150 personas que busca redactar una constitución superior a la de la época de la dictadura de Pinochet. Este grupo es paritario, es decir la mitad de sus componentes son mujeres y la otra mitad hombres, lo que representa un caso muy particular que no tiene experiencia similar en otra nación”, argumentó.

“Con estos antecedentes llegamos al término del mandato de Piñeira en marzo del 2022, por eso se realiza esta elección. El pasado 19 de julio se realizaron las primarias como establece la ley y a partir de ahí nació el Comando Apruebo Dignidad en Chile y sus réplicas en varias ciudades del mundo”.

Gabriel Boric – AD

Gabriel Boric, un candidato joven que apuesta por el cambio

Un nombre que se mantiene en la cima de las encuestas es el de Gabriel Boric quien con apenas 35 años tiene posibilidades de llegar a la presidencia chilena apostando por un programa profundamente transformador.

“Gabriel Boric, el candidato de Apruebo Dignidad, tiene un programa antineoliberal que por supuesto contempla reformar la Constitución. Su proyecto de gobierno incluye salud y educación gratuita y de calidad, mejorar el sistema de pensiones en Chile y establecer un estado plurinacional que incorpore a todos los pueblos-naciones que existen en el país. Boric también apuesta por un proyecto feminista en el que las mujeres estén representadas de forma paritaria en el gobierno”, explicó el vocero de Apruebo Dignidad.

Bascuñán, también presidente desde 2012 de la Casa Salvador Allende, señaló a CorreoTV que otras prioridades para el joven candidato a la presidencia chilena son el medio ambiente, recuperar el agua que se encuentra mayormente privatizada y la descentralización de las riquezas.

Polarización en Latinoamérica y el papel de la diáspora

El Comando Apruebo Dignidad, con sedes en varias naciones, intenta reunir a la diáspora chilena y darle la participación política que merecen. Para ello, sus miembros se enfocan en mantenerse comunicados y realizar actividades en pos de los derechos electorales de los emigrados.

“Hasta el momento tuvimos dos grandes actividades relativas a este proceso electoral. Una de ellas fue una manifestación que llamamos banderazo en la municipalidad de Toronto y la otra fue un evento político-cultural de artistas y poetas chilenos y canadienses. De esta manera, buscamos crear conciencia de la importancia de que los chilenos, no importa donde estén, voten. Es también significativo que los residentes en el exterior se preocupen por estar habilitados para votar, de esa manera nos aseguramos de cambiar las cosas para ganar más derechos”, destacó Patricio Bascuñán.

Sobre la fuerte polarización política en que vive América Latina actualmente, Bascuñán manifestó que lo que necesita la región es un mayor diálogo. “Las condiciones no son las de hace 60 años atrás cuando estalló la Revolución Cubana. La gente que salió a las calles en Chile no salió con lemas antiimperialistas, fue a reclamar por las pensiones, por la educación, fueron protestas sociales. Sin embargo todo el tiempo hay dos extremos políticos luchando sin entenderse. Falta algo que permita acercar a estas posiciones para evitar más desencuentros políticos que a veces terminan con violencia”.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.