Los secretos tras un matrimonio exitoso

En esta semana en que se celebra el Amor y la Amistad, CorreoTV entrevistó a la pareja formada por los fotógrafos colombiano-canadienses Carlos Arturo y Gloria Castaño quienes compartieron algunos secretos para el amor duradero. Su matrimonio tiene 37 años y está consolidado con sus dos hijos, Mateo y Simón, quienes han heredado el gusto por la fotografía y han sido testigos de este ejemplo de amor y respeto.

Su testimonio muestra que, pese a que el matrimonio es una empresa que no es fácil y tiene múltiples altibajos, es posible tener un matrimonio exitoso cuando hay amor, comprensión, diálogo, acuerdos y respeto.

“A ello se suma el compromiso de prevalecer. Teniendo en cuenta lo importante que son las parejas como base de la sociedad, las personas tienen que aprender a no dejarse afectar por muchas cosas. En ocasiones se hacen chistes o bromas respecto al matrimonio que pueden desanimar a mucha gente, por ello estar realmente involucrado con el compromiso es muy importante”, aseguró Carlos Arturo.

La pareja conversó sobre sus primeros años de matrimonio y cómo sortearon los habituales retos que siempre presupone la vida en común. “Un amigo nos presentó y el flechazo fue doble. Aparte de nuestro amor personal compartimos la pasión de la fotografía y eso fue otro punto de unión. No es fácil trabajar en familia, pero hemos buscado el lado positivo: todo lo que nos une, nos ayuda y lo que podemos hacer juntos por la familia y la comunidad en general”, agregó Gloria Castaño.

Su esposo añadió que, a pesar de que se casaron muy jóvenes, la sensibilidad artística de los fotógrafos les permitió también ver el mundo de otra manera. “Desde el inicio hicimos acuerdos. Por ejemplo, acordamos no tener hijos hasta después de cinco años de casados para poder continuar desarrollándonos. Nuestra ventaja fue que éramos conscientes de lo que estábamos haciendo y el compromiso era bien claro. Uno nunca termina de conocer a alguien pues las personas siempre continúan evolucionando, pero el hecho de darse un tiempo para solidificar la unión y sentir la necesidad de aumentar la familia hace una diferencia bien grande”.

Maternidad, paternidad y el constante diálogo

“La llegada de los hijos para nosotros fue muy bonito. Cuando nos conocimos trabajábamos en partes diferentes, pero uno de nuestros acuerdos fue precisamente montar nuestro propio negocio. Montamos una oficina de diseño muy próspera en nuestra ciudad y allí mismo dedicamos un espacio a nuestros hijos. Los bebés estaban siempre al lado nuestro, su cuna era parte del espacio de trabajo”, contó a CorreoTV Gloria Castaño.

La pareja afirmó que los cambios habituales que suponen la maternidad y la paternidad lograron sortearlos manteniéndose juntos tras un mismo objetivo, ejemplo del compromiso con la relación y su estabilidad.

“No siempre estuvimos completamente juntos trabajando. También trabajamos en sitios diferentes y lo combinábamos con el arte gráfico y la fotografía. Gloria me hizo una tarjeta hermosísima para nuestro aniversario que dice que llevamos 37 años cabalgando juntos y es así precisamente: cabalgar a veces es placentero, a veces es doloroso, incómodo, hay altibajos, terrenos que varían… por ello hay una metáfora muy linda detrás de todo eso y es precisamente la resiliencia, adaptarse, aprender a vivir en la adversidad y no tirar la toalla”, destacó Carlos Arturo, quien ponderó la necesidad de mantener un diálogo fluido con el otro miembro de la relación ya que consideró que es uno de los regalos más grandes que se pueden dar.  

“Hemos reflexionado antes de esta entrevista sobre todo el tiempo andado y los acuerdos que hemos hecho. Nos han tocado cambios muy grandes y uno de ellos es cambiarse del país. Lo hemos hecho dos veces: una para Estados Unidos y otra para Canadá. La resiliencia y la comunicación es lo que te ayuda”, añadió.

Carlos Arturo señaló además que otra fórmula a la que se puede recurrir es al nivel de adaptabilidad de cada persona. “Al cambiar de país nuestros niños estaban pequeños y llegó un momento que el trabajo de Gloria en Estados Unidos solo servía para pagar la niñera. Así que volvimos a la época de cuidar ella misma a los niños y darles la educación que debían tener mientras yo me mantenía proveyendo para la familia.  Son cambios que las parejas tienen que enfrentar de acuerdo a sus circunstancias”.

Los cinco lenguajes del amor

Gloria Castaño recomendó a nuestros lectores leer el libro de Gary Chapman, Los cinco lenguajes del amor, un texto que enseña a descubrir cuál de estos lenguajes es el que prefieres y a transmitírselo a tu pareja.

“Los cinco lenguajes del amor son: palabras de afirmación, tiempo de calidad, recibir regalos, actos de servicio y el toque físico. En una relación hay que combinar muchas cosas, no existe una única fórmula. Tal vez el secreto es estar abierto a las posibilidades. Para nosotros además de estos cinco lenguajes de amor, el lenguaje de la fotografía es algo que nos une por siempre, algo que nuestros hijos también han heredado. Las familias deben de buscar este tipo de cosas en común que los saquen de las rutinas, eso es importante”, explicó la fotógrafa.

Por su parte, su esposo recomendó nunca actuar desde la ira. “Hay que pensar que en ocasiones si somos ofendidos por nuestra pareja es posible que esa persona esté actuando desde la frustración o el cansancio y no son sus verdaderas intenciones. Si actuamos desde la compasión lo mejor es no replicar”.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.