Los desafíos del aprendizaje en línea en tiempos de pandemia

Beneficioso para algunos y problemático para otros, el e-learning o enseñanza en línea se ha convertido en una realidad para los estudiantes de nivel básico o superior en estos tiempos de pandemia del COVID-19. Para Derik Chica, con una amplia experiencia como profesor y consejero educativo en el noroeste de Toronto, ese sistema presenta múltiples desafíos para estudiantes, padres y maestros.

“La modalidad del e-learning ha existido desde hace un tiempo. Desde mi posición como guía he trabajado con muchos estudiantes y lo disfruto mucho. La enseñanza online ayuda a algunos estudiantes, entre ellos los que sufren de ansiedad social por ejemplo, que no se pueden concentrar rodeados de grandes grupos de personas pero que en su espacio lo pueden hacer bien a través de las clases en línea”, destacó Chica a CorreoTV.

Sin embargo, el también miembro del Equity Leadership Collective, entiende que cada estudiante es diferente y no todos aprenden al mismo tiempo y de la misma manera. “El principal desafío ahora es que la enseñanza virtual ha pasado a ser obligatoria y es una modalidad que puede ser difícil para muchos estudiantes”.

El consejero educativo señala que el nivel de interacción social que se logra en el espacio del aula se pierde a través de la enseñanza en línea, lo cual puede atentar contra la comunicación que se establece entre el profesor y sus alumnos.

“Sabemos que cuando hablamos unos con otros, por ejemplo, es diferente al hacerlo por video a si estuviésemos en la misma habitación, la energía es diferente. Esa sensación se pierde cuando estamos online. El proceso se vuelve más superficial y muchos estudiantes mantienen su cámara apagada por lo que solo ves un montón de cuadrados en la pantalla. Se pierde la experiencia social de tener a todos a tu alrededor y desde la perspectiva de un profesor también afecta. En persona puedes caminar por el aula y ayudar a los alumnos individualmente, hacerlos trabajar en grupos, moverlos a diferentes partes, pero online no puedes hacer nada de eso”, puntualizó Chica.

Estudiantes y profesores ante un reto

Derik Chica manifestó a CorreoTV que debemos recordar que existen muchos tipos de estudiantes. Señaló que, por ejemplo, en nivel secundario o high school las personas tienen muchos intereses. “Algunos aprenden oficios mientras otros se preparan para el college y debido a ello existen múltiples formas de enseñanza en esos años. Eso se pierde si vemos una clase que es sólo un video. Solo poner un video para que los estudiantes lo vean no es enseñanza, es Youtube y la escuela es mucho más que eso”.

El especialista reconoció que esa situación representa también un gran reto para los profesores pues éstos han tenido que buscar alternativas para hacer que el proceso de enseñanza a distancia cumpla sus objetivos.

“En ocasiones cuando están en un aula, los maestros pueden desarrollarse pero ahora en una pantalla no es lo mismo y no pueden hacer su trabajo de la misma manera. Conozco de muchos profesores que están enfrentando problemas mentales y el motivo principal es que tienen que preparar diferentes clases cada día por lo que desgraciadamente a veces recurren a los videos y cosas así. Sin embargo, he de decir que en su mayoría los maestros están haciendo lo mejor que pueden ahora mismo”, destacó.

Virtual a presencial: cambios inesperados

“Los cambios repentinos entre la virtualidad y la vuelta a clases no son positivos para los estudiantes”, señaló Chica, quien agregó que también para un profesor preparar una clase para un aula es diferente que cuando lo hace para una clase virtual. “Si de repente se cambia de una clase presencial a una virtual no hay suficiente tiempo para prepararse. Esos cambios afectan la calidad de las lecciones. Para los estudiantes, eso también les quita la esperanza. Los estudiantes que van al college o a la universidad se preocupan por sus aplicaciones y este caos les da cierta inseguridad y algunos piensan en rendirse. Pienso que los estudiantes están cansados de esto y para ser honesto creo que el gobierno pudo haber planificado todo el proceso mucho mejor”.

El consejero educativo resaltó que este no es un periodo de tiempo normal pues todavía estamos en pandemia. “Creo que en estos momentos la empatía es lo más importante. Como padres debemos de escuchar a nuestros hijos, preguntarles cómo se sienten. Tenemos que entender que tal vez no estén haciendo su mejor esfuerzo pero eso está bien por ahora. También debemos hablar con los profesores, escucharlos”.

De igual manera señaló la importancia que los estudiantes tengan, en la medida de lo posible, un espacio tranquilo para estudiar en casa con una computadora o laptop ya que es difícil hacerlo todo con el celular. Recomendó que en los casos que la familia no pueda asegurar estos dispositivos es bueno hablar con la escuela (directivos) porque ésta tal vez pueda ayudar.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.