Discurso del Trono: mayor apoyo a salud, más empleos y ayudas de emergencia

Discurso del Trono: mayor apoyo a salud, más empleos y ayudas de emergencia

En un discurso de 54 minutos, la gobernadora general, Julie Payette, leyó el Discurso del Trono elaborado por el primer ministro Justin Trudeau donde hizo una evaluación del estado de la nación y de cómo la pandemia del COVID-19 ha afectado a Canadá económica y socialmente causando la muerte en seis meses de más de nueve mil personas.

Entre los puntos más destacados está la creación de un millón de empleos para revitalizar la economía, golpeada por la pandemia del COVID-19. También se prevé crear un sistema nacional de cuidado infantil, la extensión del subsidio salarial hasta el próximo verano, los estándares nacionales de atención a largo plazo y la aceleración de la creación de la atención farmacéutica nacional.

“La prioridad del gobierno de Canadá es luchar contra la pandemia del COVID-19 y salvar vidas”, indica el documento del gobierno federal, en donde se manifiesta el compromiso del gobierno a fortalecer a la clase media “abordando las brechas en nuestros sistemas sociales, invirtiendo en atención médica, creando empleos y construyendo competitividad a largo plazo con un crecimiento limpio”.

El Partido Liberal está al frente de un gobierno minoritario en este segundo periodo que comenzó a finales de 2019 y ahora busca ser refrendado por al menos un partido de oposición, que pudiera ser el NDP.

El primer ministro Trudeau aprovechó la ocasión del Discurso del Trono para reiterar la defensa de “los valores que definen a este país recorriendo el camino de la reconciliación, logrando avances en la igualdad de género y combatiendo la discriminación de todo tipo”.

En su mensaje a la nación, Trudeau exhortó a la población a no bajar la guardia frente al COVID-19, seguir con las medidas de distanciamientos social y bajar la aplicación COVID Alert a sus teléfonos celulares.

“La pandemia ha revelado las desigualdades fundamentales en nuestra sociedad”, dijo Trudeau y se comprometió a incrementar fondos para reforzar el sistema de salud y estimular la actividad económica.

Reacciones

En representación del Partido Conservador –ya que su líder Erin O´Toole se recupera del coronavirus–, la diputada Candice Bergen manifestó el rechazo de su partido al Discurso del Trono porque “no presenta un plan real de cómo hacer frente a la pandemia y revitalizar la economía”.

El líder del New Democratic Party (NDP), Jagmeet Singh, expresó de inmediato su rechazo al Discurso del Trono el cual, dijo, “estuvo lleno de promesas que hemos escuchado antes”. Consideró el Discurso como “palabras en papel”. En forma preocupante para quienes no quieren una elección federal en otoño durante esta pandemia, el líder del partido que podría mantener al gobierno liberal en el poder dijo que el primer ministro “nos ha demostrado que sus acciones no coinciden con sus palabras vacías”.

Sin embargo, aclaró que el apoyo del NDP al gobierno dependerá de que éste garantice que seguirá apoyando a la gente que no pueda conseguir empleo debido a la pandemia y cierre parcial de la economía.

La respuesta del actual premier de Quebec, Francois Legault, fue rápida y concisa, manifestando su rechazo a la evaluación liberal del estado de la nación: “Discurso decepcionante desde el Trono para Quebec. No respeta la jurisdicción de las provincias en salud. Lo discutiré mañana con los primeros ministros de las otras provincias”.

Por su parte, el líder del Bloque Quebequense (BQ), Yves-François Blanchet, quien está recuperándose del coronavirus, criticó que, en su opinión, Trudeau esté interfiriendo en la jurisdicción de las provincias en una variedad de asuntos, en relación al plan de salud universal y al programa nacional de cuidado infantil.

El BQ tiene 32 asientos en el 43 Parlamento Federal, mientras que el gobernante Partido Liberal tiene 154, el Partido Conservador 121, el NDP 24, además de los escaños independientes y del Partido Verde.

El periodista y escritor Oakland Ross dijo a Correo Canadiense que a su juicio la frase más importante del Discurso fue: “No es la hora para la austeridad” y recalcó que para el gobierno liberal “es precisamente la hora para gastar dinero, para usar los recursos gubernamentales y así mantener viva la economía, a pesar de las deudas inevitables”.

Ross, quien fuera periodista de medios como The Globe and Mail y Toronto Star, destacó que para el actual gobierno de Trudeau son muy importantes los compromisos de avanzar en contra del cambio climático.

Ejemplificó que el gobierno de Trudeau se comprometió a reducir las emisiones de carbono por más de 30% bajo del nivel de 2005 antes de 2030. “Hubo una cantidad de otros compromisos en este campo, lo que es sumamente importante porque no valdría nada escapar de la crisis de la pandemia solamente para caer en otra catástrofe aún peor. Tendremos que luchar en dos frentes a la misma vez. No hay otra opción.”

Por su parte, Alejandro García Magos, profesor de ciencia política en la Universidad de Toronto y editor senior de la revista canadiense Global Brief señaló: “Los liberales han prometido mantener los beneficios de emergencia para hacer frente a la pandemia. Son beneficios necesarios, pero todo cuesta. Será una promesa difícil de mantener. La deuda pública se ha disparado por los cielos con efectos negativos para las siguientes generaciones. El tiempo corre en contra del gobierno de Trudeau. La salida será complicada. La buena noticia es que necesariamente pasa por una política migratoria de puertas abiertas a gente que quiera iniciar una nueva vida en este país. La puesta en marcha del crecimiento económico de Canadá dependerá en buena medida de su crecimiento demográfico. Se requiere mucha más gente.”

De esta forma, la moneda seguirá en el aire los próximos días hasta que al menos un partido de oposición apruebe el Discurso del Trono y el gobierno liberal pueda seguir en el poder, de lo contrario podría haber elecciones federales en medio de la pandemia.

Fotos cortesía de la Oficina del Primer Ministro