Día Internacional contra la Violencia a las Mujeres, necesario en esta pandemia

Una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia física o sexual, principalmente por parte de un compañero sentimental, mientras que casi 750 millones de mujeres y niñas se casaron antes de cumplir 18 años, y al menos 200 millones de ellas han sufrido mutilación genital femenina, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En un encuentro feminista en Colombia en 1981 se eligió el 25 de noviembre para recordar el violento asesinato de las hermanas Mirabal en manos de la policía secreta del dictador Rafael Trujillo, en República Dominicana. En 1999 la Asamblea General de la ONU oficializó el 25 de noviembre como Día Internacional contra la Violencia a las Mujeres.

En Canadá, pese a las leyes y sistemas existentes de protección a las mujeres (que difícilmente llega a las comunidades indígenas), la violencia de género –y más específicamente la violencia doméstica– persiste y se ha recrudecido con la pandemia del COVID-19 y su inevitable encierro en los hogares. La violencia puede ser física, sexual, económica, patrimonial o psicológica. En Peterborough, Ontario, un centro de apoyo a la mujer reportó que al año recibe en promedio 400 casos, y que en seis meses de pandemia recibió 930 casos. En Vancouver y Calgary también se han reportado incrementos en denuncias de violencia doméstica.

Statistics Canada reporta que tres de cada cuatro mujeres que experimentan violencia en sus hogares la viven en silencio y no llaman a la policía por la errónea percepción de que la situación será peor.

En Canadá hay varios grupos de apoyo a las víctimas de violencia doméstica. Uno de ellos es Counterpoint Counselling and Educational Cooperative (Toronto), una organización feminista que lucha por erradicar la violencia doméstica. Durante la pandemia, el grupo ha continuado brindando sus servicios en forma virtual o telefónica. El programa “Partner assault response” (PAR) continúa facilitando sus sesiones psyco-educacionales con hombres mandados por las cortes penales y monitoreando la seguridad de las mujeres víctimas de abuso por parte de ellos.

Una de las actividades que realiza el programa de mujeres en Counterpoint es el taller “Arpillera-Story Telling”, donde las mujeres que han sufrido algún tipo de abuso o violencia cuentan sus historias mientras bordan un lienzo alusivo con imágenes que expresan sus experiencias vividas en su proceso de empoderamiento y reconstrucción de sus vidas.

Las Arpilleras, esta técnica de arte popular surgió durante la dictadura de Augusto Pinochet, en Chile, donde un grupo de mujeres bordaban arpilleras con ropa de sus hijos y familiares desaparecidos políticos, plasmando en ellas las historias de sus desaparecidos.

Estas arpilleras eran vendidas a Amnistía Internacional y así denunciaban alrededor del mundo las historias de las víctimas y desaparecidos del dictador Pinochet, que derrocó al presidente Salvador Allende y gobernó Chile por 17 años (1973-1990). El arte textil de las arpilleras fue traído a Canadá por las inmigrantes chilenas. Su efecto terapéutico y de empoderamiento colectivo ayuda a sanar heridas del pasado y proyectarse hacia el futuro. En Toronto, en los últimos 18 años esta técnica ha sido implementada en muchos programas de mujeres que luchan por la erradicación de la violencia de genero.

Blanca Alvarado, facilitadora de Counterpoint, informó a Correo Canadiense que este año debido a la pandemia no se han podido realizar los talleres “Arpillera”, pero que los servicios a las mujeres que se encuentras en situaciones de abuso doméstico o violencia continúan haciéndose vía Zoom. Si desea contactar a Counterpoint el número es 416 920 6516.

Por otra parte, el grupo Aliddesa Women’s Centre invita a las mujeres latinas a la charla “Estrategias de prevención de la violencia intrafamiliar en tiempos de reto”, con la consejera en Psicología Elsa Alvarez. La sesión virtual y gratuita será el 25 de noviembre a las 12:00 horas. Registrarse en: aliddesa@gmail.com

“Es necesario que las mujeres que viven violencia en el hogar la reconozcan y la denuncien. Eso es el inicio a la solución a esa problemática violenta”, aseguró a Correo Canadiense Elsa Alvarez.

Otros grupos de ayuda a mujeres que sufren violencia doméstica son: Sexual Assault/Domestic Violence Care Centre y Toronto Rape Crisis Centre / Multicultural Women Against Rape.

La conmemoración del 25 de noviembre constituye el punto de partida de 16 días de activismo contra la violencia de género que se prolongan hasta el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí