Critican silencio del gobierno de Canadá ante violencia en Colombia

La Alianza Canadiense Latinoamericana (CLAA), con sede en Toronto, realizó el 19 de noviembre un evento virtual para analizar la situación adversa que se vive en Colombia pese a los acuerdos de paz, y sobre todo el papel del gobierno de Canadá.

Diputada Leah Gazan

Los panelistas fueron: Charo Mina-Rojas, defensora colombiana de derechos humanos; Leah Gazan, diputada del Centro de Winnipeg del partido NDP; Iván Cepeda, senador colombiano y vocero del Movimiento de Víctimas de Delitos Patrocinados por el Estado. Los moderadores fueron Adriana Salazar y Matías de Dovitiis.

Los participantes coincidieron en señalar la ausente participación de Canadá como defensor de los derechos humanos en la situación de violencia y masacres que se están dando en y Colombia, y criticaron que con su apoyo al Grupo de Lima –que busca la destitución del presidente venezolano Nicolás Maduro—el gobierno del primero ministro Justin Trudeau parece más alineado al gobierno derechista del presidente colombiano Iván Duque.

Senador Iván Cepeda

El senador Iván Cepeda, uno de los facilitadores para los Acuerdos de Paz en 2016, destacó que dicho acuerdo ha tenido un impacto histórico, pero recalcó que “el conflicto sigue. El Ejército de Liberación Nacional sigue armado y el presidente no ha hecho su trabajo. Donde estaban las FARCs hay otros grupos armados”.

De manera más específica, denunció que el presidente Duque ha revivido los “falsos positivos”, es decir, las personas presentadas como parte de grupos armados. Esta crisis tiene muchas manifestaciones, que se han agravado con la pandemia”, agregó.

“El gobierno colombiano simula implementar los Acuerdos de Paz, pero no lo hace, porque esto atraviesa por una reforma rural integral y un enfoque social del narcotráfico”, indicó el senador, quien acusó a Duque de tener una política militarista que tiene el apoyo de tropas de Estados Unidos. 

Charo Mina-Rojas

La activista Charo Mina-Rojas denunció que la situación en Colombia se ha recrudecido con la pandemia del COVID-19 y desastres naturales, por lo que –dijo—“se vive una crisis humanitaria”.

Por su parte, la diputada federal canadiense de origen indígena, dijo que “los indígenas enfrentamos adversidades globalmente”.  

En la sesión virtual se habló de la penetración de las mineras y otras empresas canadienses en Colombia donde extraen los recursos naturales y contribuyen poco o nulamente en proyectos sociales. Incluso, el senador Cepeda dijo que en algunas localidades los elementos del ejército se convierten en seguridad privada de las empresas extranjeras.

En este sentido la diputada canadiense señaló que el NDP se opuso al TLC con Colombia porque era necesario revisar los estándares humanos de las empresas canadienses en el exterior. “Hay que llamar a estas cosas por su nombre. Este “colonialismo” debe ser denunciado”.

El senador Cepeda agregó que en Colombia están por ser exterminados 39 pueblos indígenas. “Tan sólo el 9 de septiembre fueron asesinados por la policía nueve jóvenes y heridas unas 70 personas, pero no hubo reacción internacional, y si en cambio Canadá denuncia lo que ocurre en Venezuela”.

Los participantes consideraron que el pueblo canadiense puede apoyar la defensa de los derechos humanos en Colombia y condenar el abuso policiaco demandando al gobierno de Trudeau que se pronuncie al respecto. 

Agregaron que la paz en Colombia es la paz en Latinoamérica, por lo que es estos momentos el diálogo diplomático es muy importante y que Canadá tiene mucho por hacer aquí. “No se dejen confundir con las mentiras del gobierno colombiano porque no somos una democracia ejemplar en el continente”, indicó el senador.

La Alianza Canadiense Latinoamericana está promoviendo una petición al primer ministro Trudeau para que exija la plena implementación del Acuerdo de Paz del 2016 y condene las masacres, los asesinatos selectivos y la brutalidad policial en Colombia.

Se explica en tres idiomas (inglés, español y francés) que, hasta el 12 de septiembre de 2020, el número de masacres ha pasado de 11 a 56. En total 1.024 personas defensoras de derechos humanos, líderes sociales y comunitarios, personas defensoras del medio ambiente, firmantes de la paz desmovilizados, comunidades indígenas y afrocolombianas y líderes/as LGBTQ2S+, han sido víctimas de asesinatos selectivos.

Hasta el 23 de noviembre la petición había sido firmada por 385 personas, de una meta de 750. Quien desee firmar la petición, seguir esta liga: https://secure.avaaz.org/community_petitions/en/prime_minister_trudeau_demand_an_end_to_the_massacres_targeted_assassinations_and_police_brutality_in_colombia/?zFlJMab

1 COMENTARIO

Comments are closed.