Militares en las calles contra la inseguridad en Ecuador

Militares y efectivos de la Policía Nacional de Ecuador refuerzan el cuidado de las calles en varias provincias donde la inseguridad y la violencia van en aumento.

Guayas, Los Ríos, Esmeraldas y Pichincha son algunos de los puntos donde el Gobierno concentra esfuerzos en el combate a la delincuencia, que ya alarma en algunas comunidades.

La provincia costera de Los Ríos, una de las afectadas, cuenta desde la víspera, con el despliegue de mil 200 uniformados de las Fuerzas Armadas, con la meta de intensificar las operaciones de seguridad.

El personal de refuerzo realizará operativos de control de armas, municiones y explosivos, de forma masiva y selectiva, en los lugares de alto índice delincuencial en 13 cantones de esa provincia.

Asimismo, el plan contempla labores de reconocimiento aéreo e identificación de posibles zonas y pistas de aterrizaje no autorizadas o clandestinas.

En ese mismo contexto, la ciudad portuaria de Guayaquil, segunda en población en el país, también es escenario de un programa coordinado entre varias instituciones en un intento de frenar la creciente ola de criminalidad.

Considerada hoy como una de las más peligrosas de esta nación andina, en esa urbe y otras de Guayas el ministerio de Gobierno (Interior) dispuso la intervención de 257 sectores.

Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas, El Oro y Manabí, son los otros territorios señalados por el aumento en el índice de delitos.

Sobre las acciones dispuestas para devolver la seguridad, la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, aseguró: ‘Es un tipo de intervención que no es la normal, sino que eleva el nivel de las operaciones para enfrentar la situación de crisis’.

Prevención, seguimiento y desarticulación de organizaciones delictivas, son las principales tareas que se ejecutarán hasta diciembre próximo.

De acuerdo con datos oficiales, de enero a julio último, las demarcaciones mencionadas concentraron cerca del 80 por ciento (cinco mil 418) de las denuncias por tráfico de drogas, el 90 por ciento (905) por asesinatos y el 82 por ciento (32 mil 687) de las noticias del delito relacionados con robo.

El auge en la criminalidad se evidencia en los homicidios intencionales, feminicidios, robos a domicilios, a unidades económicas, de motos y vehículos, así como bienes, accesorios y autopartes.

A juicio de estudiosos y analistas, factores socio-económicos como el desempleo y la desigualdad podrían ser detonantes del aumento en la delincuencia común y organizada, así como en la violencia.

El panorama imperante no solo preocupa a las autoridades nacionales y los ciudadanos residentes en los puntos calientes o conflictivos, sino también a representaciones diplomáticas de naciones como Canadá, que emitió un comunicado de alerta a los turistas procedentes de ese país, con recomendaciones para disfrutar de una estancia tranquila.