PAP Jazz de Haití dice adiós hasta 2022

El emblemático PAP Jazz se despidió la semana pasada de los escenarios haitianos tras ocho días de un intenso programa que, a pesar de la pandemia, reunió a músicos de una docena de países.

PAP Jazz cierra sus puertas este sábado con un concierto del saxofonista, cantante y compositor estadounidense, James Martin, galardonado como el mejor intérprete del instrumento en los OffBeat Best of the Beat Music Awards.

Horas antes la 15 edición del festival recibe el Proyecto Kreyol Jazz, una iniciativa que agrupa a seis artistas regionales, entre ellos la cantante y productora Malika Tirolien, nominada en seis ocasiones a los premios Grammy. Esta residencia artística se reeditará anualmente con diferentes elencos.

Durante ocho días los músicos pudieron revivir la mística de las presentaciones en vivo, que han sido vetadas en la mayoría de los países como consecuencia de la Covid-19. ‘Llevamos tres meses sin tocar juntos’, dijo visiblemente emocionado el pianista francés Jacky Terasson.

‘No tocar en público nos está matando: ya no existimos’, aseguró, por su parte, el camerunés Etienne Mbappé, que llegó a Haití con su grupo NEC, y exploran el fértil terreno de jazz fusionado con la música mundial.

Más de 40 conciertos y 15 talleres brindaron los artistas de Rusia, Trinidad y Tobago, Bélgica, Francia, Estados Unidos y Alemania, este último como país invitado de honor.

De Cuba PAP Jazz invitó a la joven agrupación Real Project, liderada por Ruly Herrera (batería), junto a Jorge Luis Lagarza (piano), Rafael Aldama (bajo) y Roberto Luis Gómez (piano).

Después de ocho años juntos, el proyecto experimental realizó su primera actuación internacional en la emblemática Universidad Quisqueya con una propuesta que mezcló diferentes ritmos de la música cubana, con toques de pop, R&B, funk, country e incluso jazz rock.

Ni la pandemia o la creciente inseguridad frenaron el cumpleaños 15 del PAP Jazz, el evento de su tipo más importante de Haití y entre los más reconocidos de la región. Un soplo de aire fresco en medio de la tensa situación que vive el país.