Trump de espaldas a la pandemia pese a récords

Washington, 9 dic (Prensa Latina) Estados Unidos vive hoy un nuevo pico de muertes a causa de la Covid-19, la enfermedad provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, pero el presidente Donald Trump continúa enfocado en revertir los resultados de las elecciones.

Durante los últimos días la nación norteña estableció récords de casos, decesos y hospitalizaciones, una situación que podría empeorar con las festividades de fin de año.

Sin embargo, esa realidad no tiene ningún reflejo en la cuenta de Twitter del jefe de la Casa Blanca, quien ha tenido pocas apariciones públicas desde su derrota en los comicios del 3 de noviembre, y dedica casi todos sus mensajes en esa red social a lanzar acusaciones de fraude electoral.

La cadena de televisión CBS News indicó hoy que la semana pasada se reportaron cuatro de los 10 días más mortíferos en el país desde el inicio de la pandemia, con un récord establecido el jueves, dos mil 879 defunciones.

En esa jornada se rompió una marca establecida solo 24 horas antes, cuando ocurrieron dos mil 804 fallecimientos a causa de la Covid-19, en tanto el martes hubo dos mil 597 y el viernes dos mil 607.

Cada una de esas cifras es casi equivalente a la cantidad de decesos causados por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, pero Trump evitó pronunciarse en esos días sobre la emergencia sanitaria.

A decir del diario británico The Guardian, el silencio del mandatario rompe con la tradición de otros gobernantes que trataron de ofrecer consuelo al público después de mortíferos atentados, tiroteos en escuelas y otras tragedias.

En cambio, Trump sigue consumido por acusaciones falsas de que las elecciones presidenciales del mes pasado, que perdió ante Joe Biden, fueron manipuladas en su contra, agrega el periódico.

A medida que los casos de coronavirus se disparan y la situación económica sigue siendo grave para muchos estadounidenses, el presidente Trump está casi ausente de las discusiones críticas sobre la salud pública y el alivio del coronavirus, apunta, a su vez, la revista Forbes.

Tal postura del jefe de Estado sigue a meses en los que intentó continuamente minimizar la gravedad de la pandemia y atacó a expertos en salud porque resaltaron la importancia de adoptar medidas para evitar la propagación del virus.

El mandatario, quien resultó él mismo contagiado con el SARS-CoV-2, no presta más atención al tema ni siquiera cuando en los últimos siete días Estados Unidos estableció un nuevo récord de defunciones para ese periodo de tiempo.

Un análisis del diario The New York Times indica que el actual promedio semanal de dos mil 249 muertes diarias rompió la marca anterior de dos mil 232, establecida el 17 de abril, durante los primeros momentos de la emergencia sanitaria.

Además, a diferencia del pico de ese mes, ahora el coronavirus ya no se concentra en las grandes zonas urbanas como la ciudad de Nueva York, sino que abarca gran parte del país, incluidas las áreas rurales que durante varios meses evitaron la peor parte de la pandemia.

De igual modo, las hospitalizaciones subieron a nuevos máximos, pues cada día desde el 2 de diciembre han estado ingresados más de 100 mil pacientes con Covid-19, una cantidad muy por encima de los picos de primavera y verano, cuando había unas 60 mil personas en instituciones médicas cada jornada.

En los más de 10 tuits publicados este miércoles por Trump en su cuenta, no hay ninguna referencia a esta situación de salud, y todo gira en torno a los desafíos legales que impulsan su campaña y aliados cercanos para revertir los resultados de los comicios.

A pesar de que incluso los estados más reñidos ya certificaron el triunfo de Biden, el republicano se resiste a reconocer la victoria del demócrata y mantiene sus teorías infundadas de fraude e irregularidades, mientras da la espalda a una crisis que no supo enfrentar desde sus inicios.