El secretario general de la ONU, António Guterres, denunció que las violaciones persistentes de los derechos de los palestinos y la expansión de asentamientos israelíes erosionan la posibilidad de una solución de dos Estados.

En su mensaje por el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, el titular recalcó cómo este asunto plantea un desafío importante para la paz y la seguridad global.

Mientras la comunidad internacional se esfuerza por reiniciar el diálogo entre israelíes y palestinos, me alientan los recientes compromisos entre altos funcionarios de ambas partes, apuntó.

Sin embargo, indicó el diplomático portugués, contener la situación no es suficiente y el objetivo general continúa siendo la creación de dos Estados, conviviendo uno al lado del otro en paz, con fronteras basadas en los límites establecidos en 1967 y con Jerusalén como la capital compartida.

También hay que cumplir con las legítimas aspiraciones nacionales de ambos pueblos, enfatizó el máximo representante de Naciones Unidas.

Guterres llamó a todas las partes a evitar las medidas unilaterales que socavarían las posibilidades de una solución pacífica del conflicto sobre la base del derecho internacional y las resoluciones pertinentes de Naciones Unidas.

Asimismo, pidió a las partes en conflicto comprometerse de manera constructiva para poner fin al bloqueo impuesto por Israel en la franja de Gaza y mejorar las condiciones de vida de todos los palestinos bajo ocupación.

El titular expresó agradecimiento a los donantes que apoyan al Organismo de Obras Públicas y Socorro de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina y exhortó a los Estados miembros a que proporcionen financiación oportuna y previsible dirigida a que esa entidad realice su labor fundamental.

Para concluir, reiteró su compromiso inquebrantable con el pueblo palestino “en su búsqueda por lograr sus derechos inalienables y construir un futuro de paz, justicia, seguridad y dignidad”.

Tel Aviv mantiene hace más de 10 años un férreo bloqueo sobre la franja de Gaza, pese a las críticas de diversos organismos internacionales por las graves consecuencias que acarrea para la población civil allá.

Recientemente, el Comité Internacional de la Cruz Roja alertó que el 80 por ciento de las personas en ese territorio viven con apenas unas horas de electricidad al día, en tanto la fuerte agresión de las fuerzas de Israel en esa zona durante mayo último dañó la infraestructura y provocó una escasez masiva de suministros.

La demolición de propiedades palestinas y la expansión israelí por Cisjordania preocupa también a organismos como Naciones Unidas, que ha condenado de forma reiterada esa práctica colonialista e ilegal.

Hasta la fecha, la creación y reconocimiento del Estado palestino es uno de los asuntos pendientes de más larga data en la ONU, si bien desde hace 70 años existe el Estado de Israel.