Las periodistas mexicanas Yessenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olivera, directora y reportera respectivamente del medio digital agencia Veraz, con sede en Cosoleacaque, Veracruz, fueron asesinadas esta semana.

Las profesionales de la prensa murieron tras ser atacadas a balazos en la colonia Cerro Alto, en los límites de ese municipio con Minatitlán, informó la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP).

Con ellas suman 11 comunicadores asesinados en el país en lo que va del año, aunque las cifras oficiales indican nueve pues los otros dos no corresponden al fuero federal.

Mollinedo y García Olivera fueron trasladadas aún con vida a un hospital, donde minutos después fallecieron, según partes de medios de comunicación.

Según testigos, la agresión ocurrió antes de las 16 horas de este lunes, cuando ambas salían de una tienda ubicada en las calles Benito Juárez y Francisco I. Madero.

Las comunicadoras se disponían a subir a un automóvil, cuando fueron agredidas a disparos por desconocidos. Los sicarios huyeron escaparon y ciudadanos alertaron de lo sucedido al número de emergencias 911.

Paramédicos de Protección Civil atendieron a la reportera Yessenia y a su colega Johanna. Ambas fueron trasladadas a un nosocomio de Minatitlán, donde al paso de unos minutos fallecieron.

Corporaciones de Seguridad Pública pusieron en marcha un operativo, incluido con helicópteros, para tratar de capturar a los asesinos.

La zona del crimen fue acordonada por preventivos y se dio parte a personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), que acudió para realizar las primeras investigaciones.

La CEAPP condenó el “ataque al gremio periodístico de Veracruz, al cual damos seguimiento puntual y por el que se inició una carpeta de investigación”.

“Solicitamos a la autoridad ministerial que la actividad periodística de ambas comunicadoras sea la principal línea de investigación del cobarde crimen”, demandó.

La Fiscal General del Estado, Verónica Hernández Giadáns, informó que fiscales, peritos y policías ministeriales ya realizan las diligencias que permitan establecer las causas y dar con el o los responsables del doble crimen.

Hernández Giadáns asegura que no habrá impunidad, y “se agotarán todas las líneas de investigación, incluida su actividad periodística”.

Mientras tanto, la Secretaría de Seguridad Pública informó que, en coordinación con fuerzas federales, activó el operativo Código Rojo, tras agresión a las periodistas en el municipio de Cosoleacaque.

“Las fuerzas del orden mantienen operativo en la zona para la búsqueda y localización de los agresores”.

La SSP exhortó a la sociedad para que denuncie los casos donde se presuma la comisión de un delito, mediante los números telefónicos 089 y 911.