Reiteran ineficacia del Plan Colombia en lucha contra las drogas

Bogotá, 2 dic (Prensa Latina) El expresidente de Colombia, Ernesto Samper, reiteró hoy la ineficacia del Plan Colombia en la lucha contra las drogas, uno de los ejes principales de ese acuerdo de cooperación vigente entre su país y Estados Unidos.

‘Una Comisión Bipartidista del Congreso de EE.UU. confirma lo que veníamos diciendo algunos desde hace años: que el Plan Colombia fue un fracaso en la lucha contra las drogas. Que la fumigación es mala, costosa e ineficiente. Que la certificación unilateral es contrapoducente’, escribió Samper en Twitter.

El exmandatario hizo referencia al informe de la Comisión de Política de Drogas del Hemisferio Occidental, grupo independiente que tras más de un año de investigaciones calificó de fracaso los intentos en ese propósito.

En el año 2000 los gobiernos de ambos países firmaron el conocido Plan Colombia, que busca, entre otros objetivos, terminar el conflicto armado en el país suramericano y crear una estrategia antinarcóticos.

A dos décadas de suscrito el acuerdo, la comisión señaló en su informe que Colombia se mantiene como el principal productor en el mundo, y que las diversas estrategias adoptadas para contrarrestar esta condición no tuvieron los efectos esperados.

El estudio destaca que Estado Unidos gastó en la lucha contra las drogas del Plan Colombia 11 mil 600 millones de dólares, sin embargo los niveles de producción actuales son semejantes a los del año 2000.

Además la inseguridad en las zonas de cultivo y producción va en aumento, y recuerda que el 2020 supera en masacres y otros hechos violentos a otros años desde la firma del Acuerdo de Paz entre el Estado y las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En cambio, el análisis propone como posibles soluciones a la situación continuar la erradicación de los cultivos tras consulta con los líderes locales, y no con el envío de fuerzas de seguridad, acción descrita como ‘una pérdida de tiempo y recursos’.

La comisión también aconseja seguir con la destrucción de laboratorios donde se procesa la coca, el apoyo a los campesinos con la entrega de tierras y asistencia económica, y la eliminación de las restricciones de Washington a la ayuda a los exguerrilleros de las FARC.