Olor a Mundial de fútbol, Qatar queda a tres semanas de distancia

El olor a Mundial de fútbol es cada día más intenso y hoy, cuando apenas restan menos de tres semanas para el pitazo inicial, muchas son las interrogantes sobre el certamen de Qatar 2022.

¿Lionel Messi alzará el trofeo? ¿Brasil volverá a coronarse dos décadas después? ¿Ante la gran paridad imperante en la actualidad entre las selecciones, habrá campeón inédito? ¿Qué jugadores se perderán la cita por lesión? ¿Influirá decisivamente el árbitro asistente de vídeo, VAR?

Además, ¿dado que la Copa finaliza el 18 de diciembre, qué país tendrá la Navidad más alegre?

Y así. Miles de incógnitas y muy pocas respuestas -al menos- fiables. En dependencia de dónde usted haya nacido o su equipo de preferencia, entonces verá el mundo -y la pelota- de una u otra manera.

Ciertamente, Messi y Argentina tienen, según especialistas y casas de apuestas, altas probabilidades de coronarse, aunque los principales candidatos al título son los elencos de Francia, Alemania y Brasil.

O sea que sí, Brasil tiene grandes opciones de subir a lo más alto del podio y recibir el trofeo de la Copa Mundial FIFA, sustituto de la famosa Copa Jules Rimet, por primera vez desde 2002 y por sexta ocasión en la historia.

Lo del campeón inédito parece mucho más alejado de la realidad, aunque una selección en particular despliega un fútbol brutal y cuenta con jugadores de primerísimo nivel, lo que la convierte -como mínimo- en candidata al trono: Bélgica.

Entre los jugadores que se encuentran lesionados o son dudas para afrontar el torneo, que arranca el próximo 20 de noviembre en el estadio Al Bayt de la ciudad costera de Jor, aparecen varios ilustres.

La lista es muy amplia y la encabeza el mediocentro y campeón del mundo de Francia N’Golo Kanté, quien, según L’Equipe, padece una lesión en los isquiotibiales de la pierna derecha y estará de baja hasta 2023.

Además de Kanté, jugadores como el neerlandés Georginio Wijnaldum, los uruguayos Ronald Araujo y Diego Godín, el portugués Diego Jota, los brasileños Richarlison y Diego Carlos, los franceses Raphael Varane y Paul Pogba, los alemanes Leroy Sané y Marco Reus, los mexicanos Raúl Jiménez y Jesús Corona.

Además, el inglés Trent Alexander-Arnold, los argentinos Paulo Dybala y Juan Foyth están en seria duda o ya son bajas definitivas.

Según los expertos, que el Mundial se dispute en el medio de la temporada para evitar las altas temperaturas, algo absolutamente atípico, propicia estas situaciones y las consecuentes ausencias, pero eso era algo que se podía intuir desde que la Federación Internacional apoyó la ‘petrocandidatura’ del país del Golfo Pérsico.

Las navidades más felices, a priori, deben celebrarse en Brasil, Francia, Alemania o Argentina, aunque España, Italia, Bélgica, Países Bajos, Portugal o Croacia también tienen sus opciones de «recibir a Papá Noel» embriagados de fútbol.

De videoarbitraje VAR qué decir: ojalá no debamos esperar cinco minutos para ver si el gol que define el Mundial era legal o no, por un posible fuera de juego marcado por la uña del pie izquierdo de un jugador que perdió su zapato en la carrera hacia la gloria. Justicia ante todo.

Y para terminar solo les recuerdo que si el alemán Thomas Müller marca seis goles empataría con su compatriota Miroslave Klose como máximos artilleros de la historia de los mundiales, con 16. Si llegara a marcar siete… no les cuento.

Otros jugadores que pudieran llegar a esa cifra son los sempiternos Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, quienes afrontarán su última Copa del Mundo con siete y seis dianas, respectivamente, un poco distantes de Klose pero con ellos nunca se sabe, son Dioses y como tal hay que tratarlos.

Que viva el fútbol. Dentro de 21 días todos miraremos hacia Qatar con la ilusión y la inocencia de un niño pequeño, rezando o hinchando por el triunfo de nuestro equipo de preferencia.