Varias demarcaciones en EEUU defienden derechos de la mujer

California, Oregon y Washington encabezan hoy el movimiento nacional en Estados Unidos para defender el derecho al aborto conculcado la pasada semana por una decisión de los jueces conservadores de la Corte Suprema de Justicia.

El mundo se sacudió cuando el máximo tribunal de la nación anuló el caso histórico de Roe vs Wade, un fallo de casi 50 años que legalizó las interrupciones, y puso fin a cinco décadas de protección del derecho a su interrupción.

Los gobernadores de California, Washington y Oregón se comprometieron a proteger estos derechos en una coalición, mientras se intensificaron en varias ciudades estadounidenses las manifestaciones de rechazo a la decisión de la Corte.

Las autoridades de esos tres estados a los que deben sumarse otros, manifestaron, además su disposición a defender legalmente a las personas de otras regiones que buscan un aborto y también para proteger a los proveedores médicos.

El californiano Gavin Newsom, quien rige los destinos del estado más poblado del país (cerca de 40 millones de habitantes) y con la mayor cantidad de latinos, dijo que ante el ataque, “California, Oregon y Washington están construyendo la Ofensiva de la Costa Oeste para proteger el acceso de los pacientes a la atención reproductiva”.

“Las libertades reproductivas están bajo ataque”, acentuó Newsom, a la par que los gobernadores de Oregón y Washington, Kate Brown y Jay Inslee, los tres firmantes de un Compromiso con la libertad reproductiva.

Mientras que la costa oeste del país, epicentro del progreso y el desarrollo económico con ciudades como San Francisco, Seattle y Los Ángeles, se comprometían a proteger el aborto, otros nueve estados, en su mayoría del medio oeste dominado por los republicanos, prohibieron la interrupción del embarazo.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, consideró también un insulto y una bofetada a las mujeres el fallo de la Corte Suprema.

“Esta decisión cruel es escandalosa y descorazonadora”, expresó la líder demócrata durante una rueda de prensa en el Capitolio poco después de conocerse la conclusión.

Pelosi recordó que el máximo tribunal de la nación está compuesto, mayoritariamente, por jueces conservadores y que los últimos (Neil M. Gorsuch, Brett M. Kavanaugh y Amy Coney Barrett) llegaron al Supremo nominados por el entonces presidente Donald Trump (2017-2021).

“Como mujer, como madre y como abuela es muy triste ver a las jóvenes con menos derechos que sus predecesoras”, acotó la congresista, quien anticipó que la libertad reproductiva será tema “en la papeleta de voto” en las elecciones de medio término de noviembre.

También el presidente Joe Biden rechazó categóricamente el dictamen del Tribunal Supremo y advirtió que la corte ha puesto en peligro la salud y la vida de las mujeres en este país.

June 24, 2022
We are too numerous to lose
By Rebecca Amsellem (Les Glorieuses) and Megan Clement (Impact)
Today, it is not just American women who have been let down by their institutions — the supreme court’s decision to overturn Roe v Wade is devastating for women and trans and gender non-conforming people all over the world.
Women in the US have been stripped of their rights to control their own bodies, and that concerns all of us. We stand solidarity with them, knowing that the years ahead will be difficult and full of struggle.
It may seem that resistance has failed us. But the opposite is true. We know that resistance is effective — think of those who fought for the decriminalisation of abortion in Colombia and Ireland, who brought down Harvey Weinstein and kicked off the #MeToo movement, those who won the right to political representation, and to love and marry whoever they chose. We just have to keep resisting.
This backlash is brutal and painful, but it is not automatic. The backlash exists because of the gains activists have already made — now we must turn those gains into a revolution.
In the words of Susan Faludi: “The demographics and the opinion polls are on women’s side. Because women’s hour on the stage is long, long overdue. Because, whatever new obstacles are mounted against the future march toward equality, whatever new myths invented, penalties levied, opportunities rescinded, or degradations imposed, no one can ever take from the American woman the justness of her cause.”
To our friends in the US, in Malta, in Poland and in El Salvador, to all of our friends who live in countries where you are denied the freedom to use your body as you wish: you are not alone. We will continue to fight alongside you.
And remember this: we are too numerous to lose.
(*)Carta enviada a la redacción de Correo Canadiense. Impact and Les Glorieuses are newsletters covering gender and politics worldwide.