Demócratas en EEUU preocupados por voto de hispanos

La incipiente polarización del voto hispano preocupa hoy a los demócratas estadounidenses, acostumbrados a recibir el respaldo de esa comunidad en las elecciones presidenciales, según valoran medios de prensa.

Según el diario The Hill, a la agrupación azul le preocupa estar perdiendo su control electoral sobre los hispanos, el segundo bloque de votantes más grande del país por su etnia.

El asunto fue destapado por un sondeo del Wall Street Journal hace un semana el cual encontró que esa comunidad estaba dividida a partes iguales entre demócratas y republicanos, y cuyo resultados hicieron sonar la alarma entre los primeros.

La encuesta es sólo el último dato que muestra una creciente simpatía entre los hispanos hacia los mensajes republicanos. Los demócratas perdieron los estados de Florida y Texas en la carrera presidencial de 2020, y quedaron decepcionados con algunos de sus resultados entre esos electores, apuntó la publicación.

En los comicios de 2020, el presidente Joe Biden venció con el 63 por ciento del sufragio de esa minoría, casi 30 puntos porcentuales más que el expresidente Donald Trump, pero hoy, según el Journal apenas 44 por ciento votaría a Biden en 2024 y 43 por ciento inclinaría su preferencia por Trump.

Los demócratas dicen que llevan la delantera en cuanto a la competencia cultural para comunicarse con la mayoría de las comunidades hispanas del país -los cubanos, venezolanos y colombianos del sur de Florida pueden ser la excepción-, pero se enfrentan a desafíos debido al tamaño de su coalición, explicó el diario.

Según el representante Rubén Gallego (demócrata de Arizona), presidente del brazo de campaña del Caucus Hispano del Congreso, Bold PAC, con una ganancia de entre el cinco y el siete por ciento de nuestro voto nacional, los republicanos derrotarán a los azules en 2024.

Los republicanos, planteó The Hill, se aferran a las cifras de las encuestas y a los indicios de 2020 de que los hispanos -en particular los votantes de Texas y Florida- son cada vez más receptivos a un mensaje económico conservador.

La Casa Blanca está trabajando para vender a los votantes hispanos su programa de gasto social Build Back Better, lanzando el mes pasado citas de la alcaldesa de Tucson, Regina Romero, del alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, y del presidente del Senado de Colorado, Leroy García, entre otros.

Asimismo la Casa Blanca hizo otro esfuerzo para ganar popularidad entre los latinos con motivo del Mes de la Herencia Hispana en septiembre, con un debate virtual para destacar los beneficios de la agenda Build Back Better para la comunidad.

Además de ampliar los programas sociales populares entre muchas comunidades latinas, el proyecto de ley incluye un lenguaje de inmigración que es generalmente popular entre esa minoría.

Por otra parte, si los demócratas logran avanzar su plan migratorio, eso podría aumentar el apoyo entre los latinos pero, los expertos estiman que el partido que dedique más tiempo, energía y recursos a comunicarse con ellos, donde están, va a tener el impulso en 2022 y 2024.