OIT aboga por alza salarial ante costo de la vida

La OIT abogó por el incremento de los salarios mínimos y las prestaciones de protección social para responder a la crisis del costo de la vida y prevenir un impacto duradero sobre los más vulnerables.

Para el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Gilbert F. Houngbo esas condiciones deben encabezar las acciones para enfrentar la actual situación económica y social.

Otras políticas prioritarias incluyen inversiones en la protección social y el empleo productivo a través del Acelerador Mundial del Empleo y la Protección Social para Transiciones Justas.

Houngbo recordó que el Acelerador Mundial tiene el objetivo de acelerar la creación de 400 millones de empleos, incluso en la economía verde, digital y del cuidado, y la extensión de una protección social adecuada para los cuatro mil millones de personas que actualmente no tienen cobertura.

Esto apoyaría un cambio hacia un enfoque activo de la gestión de las crisis económica, social y ambiental, y la transición justa necesaria para hacer frente al cambio climático, recalcó.

“En estos momentos difíciles, es esencial que tomemos la iniciativa y configuremos un futuro de manera que dé lugar a un mundo mejor, más equitativo y sostenible y también contribuya a la paz duradera”, afirmó el titular de la OIT.

En su declaración escrita al Comité conjunto para el Desarrollo Banco Mundial-Fondo Monetario Internacional, Houngbo señaló que incrementar el empleo productivo es fundamental para reducir las desigualdades.

Agregó que además es necesaria una mayor formalización del trabajo a fin de mejorar la productividad y la sostenibilidad de las empresas, promover el empleo decente, y proporcionar a los gobiernos más recursos financieros para abordar la pobreza y las desigualdades.

También urgen políticas a largo plazo que aborden las grandes y persistentes diferencias de género en los salarios, pensiones y calidad del empleo.

Limitados por la creciente carga de la deuda y la reducción del espacio fiscal, numerosos países enfrentan ahora un panorama político desalentador, por lo que abogó por un nuevo esfuerzo colectivo para gestionar estas crisis y, a la postre, superarlas y prevenir otras futuras.

Ello incluye incrementar la inversión social en el desarrollo de competencias y en el cuidado, hacer frente a las desigualdades en el mercado laboral y aumentar los niveles de los beneficios de protección social y los salarios a fin de mantener los niveles de vida ante el aumento de la inflación.