El gobierno estadounidense solicitó a un tribunal federal de apelaciones poner fin a la suspensión de los mandatos de vacunación contra la Covid-19 impuestos por la Casa Blanca a empleados de grandes empresas.

El Departamento de Justicia (DOJ) explicó a la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito con sede en Nueva Orleans, Luisiana, que los nuevos requisitos son necesarios para mitigar la transmisión del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19.

Anunciada la semana pasada por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), la medida exigirá a partir del 4 de enero a las compañías con 100 o más trabajadores tener completamente inmunizada a su fuerza laboral o hacer pruebas diagnósticas semanales a quienes no lo estén. Sin embargo, algunos gobernadores republicanos y empresas de Louisiana, Mississippi, Carolina del Sur, Texas y Utah, presentaron demandas para bloquear esa medida por considerar que necesitan el aval del Congreso, y un tribunal aceptó la petición el pasado sábado. En respuesta a esa decisión, el DOJ dijo que no había necesidad de impedir una regla capaz de salvar cientos de vidas humanas.

La administración del presidente Joe Biden apuesta por los mandatos ante la resistencia a la vacunación por parte de sectores conservadores de la sociedad estadounidense.

Más de 60 millones de personas en esta nación norteña se resisten a recibir las dosis necesarias para enfrentar la Covid-19, enfermedad que ya causó en el país más de 750 mil muertes.