Sabores de Ecuador, mezcla de cultura y tradiciones

La gastronomía de Ecuador es considerada un tesoro culinario que combina ingredientes autóctonos, técnicas ancestrales y una fusión de influencias indígenas, españolas y africanas.

La diversidad geográfica del país andino, que va desde la costa hasta la sierra y la selva amazónica, brinda una amplia variedad de productos frescos y sabrosos que se reflejan en los platos tradicionales.

En la costa ecuatoriana, el mar es una fuente infinita de ingredientes. Los ceviches, platos de mariscos crudos marinados en limón y especias, son el orgullo de la región.

Las corvinas, camarones y pulpos frescos se combinan con cebolla, tomate y cilantro para crear una explosión de sabores frescos y cítricos.

Mientras, en la sierra, la comida se caracteriza por platos ricos y reconfortantes como la sopa de locro de papas, preparada con estos tubérculos nativos, queso de hoja, aguacate y cilantro.

O la fritada, un plato elaborado con cerdo frito acompañado de mote (maíz tierno) y llapingachos (tortillas de papa), una delicia para los amantes de la carne.

En la región amazónica, en cambio, la cocina se basa en ingredientes exóticos de la selva como el maito de pescado, en el que este se envuelve en hojas de bijao (especie de planta con hojas parecidas a las de plátano) y se cocina a la parrilla.

En la Amazonía ecuatoriana también encontramos la chicha de yuca, una bebida fermentada elaborada a partir de este tubérculo rallado, considerada una opción refrescante para acompañar las comidas.

Así como también los platos de carne de monte, como el chontacuro (gusano de palma) y el suri (larva de escarabajo), una experiencia culinaria única para los más aventureros.

Recientemente la guía gastronómica Taste Atlas reconoció al encebollado y a la guatita entre los 100 mejores platos tradicionales del mundo.

De acuerdo con el ranking de esa comunidad de amantes de la gastronomía, el encebollado ocupó el puesto número 25 a nivel mundial, entre las mejores sopas, con una calificación de 4.5 y lo definió como un platillo muy útil para curar la resaca.

Taste Atlas reseñó en su cuenta en Twitter que este plato tradicional, motivo de orgullo para los lugareños, se puede encontrar en diversas esquinas, en pequeños restaurantes, hoteles y casas de personas de diversos estratos sociales.

Entre las preparaciones latinoamericanas que componen el ranking de Taste Atlas, el encebollado superó a las sopas mexicanas tarasca y de tortilla, y al peruano chupe de camarones.