Galería para los fideos

El Museo del Ramen en la ciudad japonesa deYokohama resulta el primer parque temático del mundo dedicado a la comida, y donde viajeros nacionales y foráneos aprecian variedad de recetas relacionadas con la famosa sopa de fideos, originaria de China.

La existencia del recinto, creado en 1994, refleja la pasión de los habitantes nipones por un plato muy asequible y popular elaborado también con verduras, soja y carnes, y entre sus variantes más reconocidas se destacan el miso y el shoyu.

Uno de los mayores atractivos es la réplica de una parte de Tokio en 1958, con pequeños restaurantes, carteles de películas de la época y locales especializados en la confección del ramen según los ingredientes y las prácticas originarias de diversas regiones japonesas.

Refieren los historiadores que el año recuerda, asimismo, el lanzamiento al mercado de los fideos instantáneos cuando la empresa Nissin, actualmente uno de los más significativos distribuidores de ese producto, comercializó la variante con sabor a pollo.

Sumado a ello, el propio museo asegura en una placa que el ambiente y los decorados transmiten la sensación de nostalgia e identidad, y despiertan el apetito.

En la instalación existen carteles de estilo retro, galerías con imágenes de la etapa representada,así como los ingredientes y la información para preparar algunas de las principales recetas. Entre ellas, el sapporo, un caldo a base de pasta de miso y sopa de pollo, o el tonkotsu, un cocido claro y denso que incluye huesos de cerdo.

A modo de complemento del ornato asociado a la denominada era Showa (1926-1989), el museo atesora coches de carreras en miniatura de la marca Scalextric, presentes en el país desde la década de 1960, y tiendas de golosinas y juguetes, con más de 300 tipos de esos artículos.