James, clarividencia y entrega

James Rodríguez
James Rodríguez

El podría llamarse talento, trabajo y sacrificio. Cuando las dudas rodearon su entorno, su voluntarismo y deseo de triunfo torció el timón. Se repitió a modo de estribillo:“-Quiero triunfar en el Real Madrid”.
“Es mucha presión jugar acá pero estoy preparado para afrontar todo esto”. James Rodríguez es una considerable mezcla de inteligencia y humildad, tal y como lo refrenda su entrenador: “Es un jugador muy humilde con una gran calidad”. Definitivamente, es de la tribu de los ganadores. Todo parece haberse conjugado extraordinariamente a su favor: el Mundial, sus goles, determinación y juventud para recalar en el club donde siempre soñó jugar.
Su febril adhesión al esfuerzo enmarcado en su talento, lo ha llevado a convertirse en un claro referente del club  blanco. Borró con mano rápida el recuerdo de Di María e hizo olvidar las cifras de la chequera merengue. Además de ser titular absoluto de Carlo Ancelotti. Ha disputado 24 partidos, donde ha visto portería en casi todas las competiciones; destacan sus cinco goles en la Liga, uno en la Champions, dos en la Copa del Rey y otro más en la Supercopa de España.
Los requisitos tácticos del técnico italiano, fusionados a la polivalencia del colombiano, le han llevado a retrasar su posición y ejercer de interior, donde contrario a opacar su talento, ha enriquecido su repertorio al sumar ‘robo y presión’, a su ya largo inventario de atributos. Sin olvidar su cara más noble al acumula ocho asistencias.
James ha sido el futbolista más utilizado por Ancelotti. Ha disputado 1836 minutos a una gran intensidad, sólo la lesión muscular sufrida en el encuentro frente al Celta de Vigo (gemelo pierna derecha),  le dejará fuera del verde, y desafortunadamente nos privará de verle dispensando sus
prodigios en el Mundialito.
No es difícil concluir que James se ha ganado un lugar en el equipo blanco, apoyado en su clarividencia y entrega, al punto de haber disputado todos los encuentros y siendo indiscutible en el esquema del técnico italiano. Su versatilidad le ha permitido ayudar al equipo, marcando, defendiendo y asistiendo.

Un futbolista francamente completo, que a sus 23 años se consolida cada día más, y al que seguramente le veremos levantar muchos títulos con su equipo y con su selección.
Por: Genny Durán Periodista Deportivo especializado en Fútbol de Europa
Sígueme en Twitter: @gennyduran