Un vistazo a lo más reciente sobre la Covid-19 en Canadá

Lejos de amainar la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19 en Canadá, en este país el número de enfermos alcanza cifras alarmantes al igual que en otras partes del mundo, lo que debiera servir como un nuevo llamado de alarma a la comunidad hispana y para toda la sociedad.

Desde que llegó la pandemia a suelo canadiense hasta la fecha, se reportaron más de 753 mil casos de Covid-19 en el país y una cifra superior a los 19 mil 240 muertos, de acuerdo con informes oficiales.

El gobierno federal alista restricciones más estrictas para detener el aumento de los contagios, ante la aparición de nuevas variantes de esa enfermedad, reportaron varios medios de prensa en Ottawa.

El primer ministro Justin Trudeau advirtió a los ciudadanos que cancelen cualquier viaje no esencial que hayan planeado al extranjero o incluso dentro de Canadá en las próximas semanas, pues se avecinan nuevas restricciones de viaje.

En este contexto y con el trasfondo de serias demoras en la distribución de las vacunas contra la Covid-19, el gabinete de Trudeau debatió nuevas regulaciones en su reunión del lunes por la noche, y entre las opciones sobre la mesa hay cambios relativamente pequeños, como aumentar la cantidad de personas dedicadas a hacer cumplir la cuarentena de 14 días, hasta exigir que todos los viajeros no esenciales que regresen se pongan en aislamiento en un hotel designado por el gobierno a su cargo, según el diario The Globe and Mail.

En el caso más extremo está una posible prohibición de viajes no esenciales para ciudadanos canadienses y residentes permanentes, que el primer ministro de Quebec, François Legault, pidió la semana pasada.

Sin embargo, las autoridades federales no están dispuestas a imponer esta última regla porque podría requerir que Trudeau invoque la Ley de Emergencias.

Medios de prensa coinciden en señalar que en los últimos días los niveles de vacunación están por debajo de lo esperado y en todo Canadá se han administrado 801,997 dosis, de un total de un 1,126,050 inyecciones distribuidas en el país.

Lo más preocupante es que, de acuerdo con estimaciones de entidades de salud, para el próximo mes de abril se espera que existan cerca de 4,000 casos de Covid-19 por día, si se afianzan las nuevas variantes del virus.

La provincia de Ontario podría tener un número similar de casos diarios a finales de marzo si las autoridades de esta demarcación mantienen su plan de reabrir todas las escuelas el 10 de febrero, según muestra un nuevo pronóstico.

Las proyecciones, de Scarsin Corporation, con sede en Markham, que se especializa en el pronóstico de enfermedades para empresas farmacéuticas globales, plantean al respecto la necesidad de más cierres de escuelas tras la proliferación de la nueva variante B117, que se cree que es un 56 por ciento más transmisible que la cepa regular.

Paul Minshull, director ejecutivo de Scarsin, declaró a medios de prensa canadienses su reconocimiento de que “la provincia siente que puede mitigar el riesgo con las vacunas, pero eso está lejos de ser cierto dados los retrasos en el proceso de inmunización”.

Por otra parte, autoridades de Ontario instan a todas las personas a respetar las órdenes para evitar la Covid-19 y quedarse en casa tanto como sea posible para salvar vidas al reducir la propagación de esa enfermedad.

De cualquier manera, directivos del sector de la salud continúan su campaña sobre la necesidad de cumplir las medidas preventivas destinadas a prevenir el agravamiento de la pandemia, como el lavado frecuente de las manos, el distanciamiento físico, realizar solo los viajes y movimientos indispensables, con el fin de terminar de una vez por toda con esta grave crisis que mantiene a Canadá y al mundo entero en una encrucijada de la cual es difícil salir.