CESE EL FUEGO, UNA REALIDAD: Acuerdos
esperanzadores  desde Cuba para Colombia

YARILY PÉREZ LEÓN *

La tarde de este 23 de junio se vistió de gala tras la firma de los acuerdos para la Paz en Colombia.
El acto sucedió en el salón de protocolo El Laguito, en los pisos del Palacio de las Convenciones, que arroparon en estos casi cuatro años todo el proceso del conflicto colombiano.
El acuerdo se selló con la presencia de mandatarios y cancilleres, entre ellos el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon; y los presidentes de Chile Michelle Bachelet y de Venezuela, Nicolás Maduro -países acompañantes.
También estuvieron este jueves en el acto el representante de la Unión Europea, Edward Gilmore; Representante de Estados Unidos, Bernard Aronson; el Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, Francois Delattre; el Presidente de la Asamblea General de la ONU (AGNU), Mogens Lykketoft; ; el Canciller de Noruega, Borge Brende; y los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; de República Dominicana y la Celac, Danilo Medina; yde México, Enrique Peña Nieto.
Por las partes del proceso en curso: el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el Jefe del Estado Mayor Central de las FARC-EP, Timoleón Jiménez.
Los presentes fueron recibidos por el presidente de la República de Cuba, Raúl Castro y el canciller Bruno Rodríguez.
Se expresó reconocimiento especial para el trabajo de los países garantes de este proceso; en primer lugar, para Cuba y Noruega, quienes desempeñaron un papel fundamental para sacar adelante las negociaciones en cada crisis.
Luego, Chile y Venezuela que se incorporaron como “acompañantes” desde el principio del proceso.; y más adelante se unirían Estados Unidos y la Unión Europea.
Vale citar las palabras de Rodolfo Benítez, por Cuba, quien fuera el encargado de leer el comunicado oficial y que compartió la lectura con el negociador de Noruega, Borge Brende; recordando que se trata de un proceso no inmediato sino paulatino, que transcurrirá en un plazo menor de 180 días y que cerrará con la entrega total de la armas y el fin de la violencia en Colombia.
Dentro de lo reglamentado en el documento se registra: el cese al fuego definitivo; una nueva cultura que proscriba el uso de las armas en el ejercicio de la política y la elaboración de una hoja de ruta para que a los 180 días después de la firma del acuerdo final termine la dejación de las armas. Así como se estipuló que habrá monitoreo y verificación, con un mecanismo tripartito integrado por Gobierno nacional, Fuerza Pública, FARC-EP y componente internacional de la ONU con observadores de países miembros de la CELAC. Que sucederá la adaptación en el terreno: un día después del acuerdo (día d+1), la fuerza pública reorganizará las tropas para facilitar el movimiento de las FARC a sus zonas. A partir del día d+5 las FARC se desplazarán a dichas zonas; mientras que para la dejación de armas se utilizará un procedimiento técnico mediante el cual la ONU recibe la totalidad del armamento de las FARC, velando por la seguridad y la integridad de la misión internacional y demás intervinientes en el proceso.
De tal forma, con la firma del acuerdo final se iniciará la dejación de armas, siguiendo la ruta : D+9: 30%, D+12: 30%, D+150: 40%. Recibido el armamento, el día d+180 finalizará el proceso de extracción de las armas por parte de la ONU y se certificará el cumplimiento con un comunicado.
Un hecho significativo para el proceso colombiano tras haber iniciado el conflicto en 1958 y con tales índices de víctimas cobrados. El próximo 20 de julio, la celebración del Día de la Independencia en Colombia, tendrá otros tonos y colores: los de la paz.

*Filósofa y periodista cubana, radicada en La Habana, Cuba –Especial para Correo Canadiense.