El reto de ser “runner” o “flipatleta”

El deporte que llena parques y calles de gente corriendo en mallas y camisetas de colores, también ocupa, en las tiendas, estanterías y escaparates.

 

Las colecciones de grandes cadenas de ropa “de calle” van incorporando como prenda habitual en sus colecciones sujetadores deportivos o camisetas térmicas para correr; y las marcas deportivas refinan sus diseños para hacerse con los atléticos consumidores, que tienen mucho donde escoger para salir a correr sin dejarse el estilo olvidado en el armario.

 

Diseñadores de pasarela, como Stella McCartney que trabaja con Adidas desde hace más de una década, bosquejan las siluetas de la prendas deportivas, mientras las marcas de prêt-à-porter comienzan a disputarles el terreno, como es la caso de la firma barcelonesa Desigual, que ha lanzado recientemente su primera línea “sport”, con pretensión de que se consolide las siguientes temporadas.

 

Ser “runner”, en pandilla

 

Correr ha traspasado la frontera del deporte y se ha convertido en un estilo de vida: de esa filosofía parte la marca “Me and Miles”, ideada por los valencianos Juan Carlos Ros y Aaron Feliu, que han introducido el concepto de “after running”, que permite a los aficionados de este deporte reconocerse cuando no están corriendo.

 

Si los “skaters” o los surferos ya pueden diferenciarse por su estética, los corredores están el mismo camino de crear una estética y un movimiento común.

 

“Ya somos una especie de tribu urbana” cuenta a Efe Estilo el cocinero Paco Roncero, quién también se define como “runner” y explica que conocer a más gente aficionada a la misma actividad “motiva y hace que no se abandone”.

 

Para el chef, la moda también es un factor importante a la hora de salir a sudar y tiene un amplio armario de ropa deportiva y relojes “sport”: “Soy muy presumido, hasta para eso”, confiesa.