Fin de año: no es el pasado lo importante

Hora de balance personal.

JASSEL ARZUZA*

Jassel-Arzuza.
Jassel Arzuza.

 

Se acaba el año y muchos nos preguntamos si hicimos lo suficiente para pasar en números negros y qué nos faltó para no tener los que están en rojos.

Esta acción, para algunos de tradición, obedece a nuestro pensamiento crítico que nos permite actuar como seres en búsqueda del mejoramiento continuo, pensamiento que nos ha llevado a inventos, descubrimientos y avances en todas las áreas.

Hasta aquí todo va bien, tranquilo. Sin embargo, para algunos, resulta en un momento torturador pues la poca aceptación de nuestras cualidades humanas donde somos seres imperfectos y en construcción vs. los ideales con los que fantaseamos ser, cobra su factura y se observa en crisis navideñas de tristeza, depresión y frustración tal, que puede llegar al suicido, no en vano, tristemente, las líneas de ayuda se saturan para estas épocas.

Es precisamente ese pensamiento y actitud derrotista y pesimista, antihumana (pues es la idea que no acepta que los humanos vivimos procesos de crecimiento y no somos seres perfectos ni terminados), lo que no es sano y, sí, “anti-evolutivo”.

Lo que sí buscamos es un equilibrio entre los logros obtenidos y los avances en los objetivos que aún no conseguimos. Es decir, lo que en inteligencia emocional se conoce como enfoque proactivo o enfoque en lo positivo.

No podemos evolucionar, ir adelante, si sólo estamos centrados en lo que nos falta, en lo que hicimos “mal”, “dándonos látigo”, ese enfoque sólo genera malestar, sensación de insuficiencia personal, baja autoestima y, consecuentemente, poca inteligencia emocional para afrontar los re-tos que nos propone la vida.

Al encauzar nuestros planes y análisis hacia lo que hemos hecho “bien” y visualizar lo no logrado como una oportunidad para modificar o crear estrategias que nos lleven a obtener los objetivos, nos permite empoderarnos y gestionar nuestros procesos para ser exitosos.

El otro enfoque, en contraste, nos lleva a la culpa y a la inacción, 0 efectivo, 0 pragmático, 0 útil para nuestras vidas.

Recordemos: No es el pasado lo que determina nuestro presente y futuro, es el pasado lo que nos capacita para vivir nuestro presente y futuro.

Concentrémonos en crear herramientas, procesos, estrategias para cambiar ese pasado que no trajo los logros que quisimos para capacitarnos en afrontar nuestro presente y futuro como sí lo queremos.

*Psicóloga y Coach on-line, Master en Neuro-ciencias, certificada en Inteligencia Emocional.www.jasselarzuza.com