Un llamado de atención sobre la cúpula de calor

Hace ya  más de una semana el país vive uno de los episodios climatológicos más extremos de los últimos años. La llamada cúpula de calor que azota principalmente el interior de la nación y la costa del Pacífico ha sido la responsable de que se registren temperaturas récords en varias regiones y ha costado más de 500 vidas. Acompañando el calor extremo se han desatado decenas de incendios que afectan la integridad de varios miles de canadienses que habitan en los territorios más golpeados.

Las estimaciones de los científicos arrojan que alrededor de 30 millones de personas afrontan esta ola de calor sin precedentes en la región, lo que incluye también varias ciudades de los Estados Unidos. Las personas que habitan en viviendas no aptas para hacer frente a temperaturas que ya han superado los 38 grados centígrados, son las más propensas a sufrir los efectos peligrosos del calor. A esta lista se suman las embarazadas, niños, ancianos o aquellos que sufren problemas de respiración y cardiacos.

Ante esa situación que coloca en un escenario de extrema vulnerabilidad a muchos ciudadanos, la ciencia reafirma que este tipo de fenómenos se recrudecen año tras año como consecuencia del cambio climático. Desde finales del siglo XIX las temperaturas medias en América del Norte han aumentado y desde el año 1960 las olas de calor se han vuelto más comunes. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático prevé que para mediados de siglo las ciudades del hemisferio norte tendrán veranos más prolongados y climas similares a las temperaturas que registran hoy ciudades a más de 1000 kilómetros al sur.

Un estudio publicado en la revista Nature Climate Change atribuyó un 37 por ciento de todas las muertes relacionadas con calor entre 1991 y 2018 a efectos del cambio climático y al aumento sostenido de la temperatura en el planeta.

El llamado es entonces a repensar nuestras actitudes ante el estado de la Tierra. Ser más proactivos y optar por tomar acciones que contribuyan a fomentar estilos de vida más sostenibles. Nuestras comunidades en varios rincones del planeta han impulsado proyectos con un enfoque ecofriendly, que ha propiciado disfrutar de ciudades y espacios naturales más saludables y beneficiosos.

Se impone además propagar la solidaridad que nos caracteriza. Es momento de prestar mayor atención al estado de salud de nuestros familiares, amigos y vecinos y estar atentos a los problemas respiratorios que el humo está causando en varias localidades afectadas por los intensos incendios forestales.