Tres relatos breves en un caleidoscopio complejo (1)

EL HOMBRE QUE SE NEGABA A SALIR DE PRISIÓN

Podría ser gracioso si no fuera patético. Los mismos fiscales brasileños que por varios años exhibieron una obsesión casi enfermiza por encarcelar al ex-Presidente Luiz Inácio Lula de Silva, están ahora empeñados en lograr que se le otorgue el beneficio de la prisión domiciliaria. Y frente a ello, y para sorpresa de todos, el “criminal” se niega a salir de prisión.

Es que después de que el medio especializado The Intercept comenzara a dar a conocer mensajes de Telegram que esos mismos fiscales intercambiaron entre sí a lo largo del proceso, todo ha cambiado.
Como anota el periodista Green Greenwald en la entrega Nº 10 de The Secret Brazil Archive “quienes buscan ahora que Lula salga lo antes posible de prisión, no lo hacen con una finalidad humanitaria ya que demostraron en el pasado reciente un odio casi patológico por el dos veces presidente. En los mensajes de Telegram conocidos en agosto se burlaban cruelmente de la trágica muerte del pequeño nieto de Lula y del fallecimiento de su esposa., y luego de la filtración sólo uno de ellos ha dado muestras de arrepentimiento.”

En realidad, lo que tanto el sistema legal como el propio presidente Jair Bolsonaro (que había manifestado meses atrás “espero que Lula se pudra en la cárcel”) tratan de evitar ahora es el desgaste incesante que sufren ante las visitas y declaraciones de solidaridad que Lula recibe en prisión.

  • Folha de Sao Pulo reveló hace una semana que la Suprema Corte se apresta a autenticar los archivos dados a conocer por The Intercept y que sus contenidos serán utilizados en los procedimientos judiciales, lo que probablemente conducirá a la anulación total del procesamiento.
  • Uno de los miembros de la Suprema Corte, Gilmar Mendes, estudia acusar a los fiscales implicados de graves fallas éticas, asociación criminal y de un uso de la prisón preventiva equiparable a la tortura.
  • Expertos en legislación anti-corrupción de todo el mundo, incluyendo a una de las pricipales referentes en ese tema, Susan Rose-Ackerman de la Yale Law School, firmaron una carta de condena a las prácticas “ilegales e inmorales” desarrolladas por los fiscales y el juez de la causa.
  • Numerosos miembros del cuerpo de parlamentarios del Partido Demócrata de los Estados Unidos enviaron una carta al Departamento de Justicia expresándole su preocupación ante las envidencias de que todo el proceso en contra de Lula había estado orquestado con el fin de evitar su triunfo en las elecciones celebradas en 2018.
  • La alcaldía de París, el Consejo Deliberante de esa ciudad y la intendenta Anne Hidalgo lo acaban de declarar “Ciudadano de Honor”.
  • En reconocimiento a las “décadas de lucha por los derechos de los trabajadores y el fortalecimiento de la democracia” Lula fue galardonado por AFL- CIO (la más poderosa central sindical estadounidense) con el Premio George Meany Lean-Kirkland de los Derechos Humanos, y su Presidente Richard Trunca lo visitó personalmente en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba.
  • Han visitado a Lula o le han enviado declaraciones de apoyo un amplio espectro de figuras reconocidas mundialmente entre los que cabe citar a Noam Chomsky, el Papa Francisco, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, Jean Luc-Melenchon, Francois Hollande, Alberto Fernández, (el seguramente próximo presidente argentino), Baltasar Garzón y la casi totalidad de las figuras de las artes y la música brasileña, entre quienes destaca Caetano Velhoso, como cabeza visible de la campaña Lula Libre.

Mientras tanto, el ex-presidente prefiere esperar, en la prisión de Curitiba, desde donde ha dicho: “No cambiaré mi dignidad por mi liberación ni aceptaré de ninguna forma salir de aquí como un condenado que recibe un beneficio. Ahora que han salido a luz las maquinaciones que me han traído a esta prisión, quienes están realmente prisoneros, de sus propias falsedades, son quienes me acusaron”.

Lula ha repetido esas palabras u otras similares a quienes lo han visitado a lo largo de las últimas semanas y es precisamente el prestigio internacional de sus visitantes lo que lleva a los fiscales que lo condenaron y al Presidente que abochorna a todo un país, a tratar de atenuar las repercusiones y la vergüenza de haber sido descubiertos. Gira el caleidoscopio y en cada giro muestra realidades y colores diferentes.