COLUMNISTA INVITADO
Trump como presidente y su impacto en México

GUILLERMO CRUZ RICO*

Guillermo Cruz Rico
Guillermo Cruz Rico

****
Let us never negotiate out of fear. But let us never fear to negotiate

John F. Kennedy
****

El 15 de junio de 2016 Donald Trump anunció su intención de ser candidato a la Presidencia de los Estados Unidos y desde ese día México ha sido un tema recurrente en su discurso, en dos vertientes: a) la construcción del “muro” fronterizo y b) “eliminar” el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN. El discurso del candidato ha causado incertidumbre, sin embargo a partir del 20 de enero marca la entrada de una etapa en la que México deberá tener la certeza que las reglas han cambiado y es tiempo de negociar sin miedo.

México y Estados Unidos comparten una frontera de más de 3.180 kilómetros, de los cuales 1.000 ya se encuentran divididos por un “muro” y más de 40% de los inmigrantes que viven en los Estados Unidos ingresaron vía aérea. Por otra parte, es cierto que más de 30 millones de personas que viven en ese país son de origen mexicano y un porcentaje importante de ellos lo hacen de manera irregular; pero también es cierto que desde 2010 el número de mexicanos que regresan a su país es mayor al de aquellos que aspiran vivir en Estados Unidos. Por tal motivo cabe reflexionar si la construcción de un muro resulte el mejor interés del gobierno y pueblo de dicha nación.

El TLCAN entró en vigor en enero de 1994 y ha logrado la eliminación de casi todas los aranceles de productos agrícolas, textiles y de las industrias manufacturera y automotriz que se comercian entre México, los Estados Unidos y Canadá; otros de sus objetivos eran la protección de propiedad intelectual, mecanismos de solución de controversias comerciales y estándares de protección ambiental y laboral en los tres países. En sus primeros 23 años, el intercambio comercial entre México y los Estados Unidos, creció de $290 mil millones de dólares en 1993 a $.1.1 millón de millones de dólares. La inversión americana directa en México pasó de $15 mil millones a $100 mil millones.

La eliminación de empleos y el estancamiento en los salarios de los norteamericanos son las justificaciones centrales en el discurso de Trump para renegociar el TLCAN.

La generación de empleos en la industria manufacturera en los Estados Unidos se ha reducido de 17 a 11 millones entre los años 2000 y 2010 y se han eliminado aproximadamente 600 mil en las últimas dos décadas, de los cuales 350 mil, pertenecían únicamente al sector automotriz.

Lo que no contempla el discurso es que la disminución de empleos se relaciona más con el ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio (WTO) en 2000, que con la entrada en vigor el TLCAN. También pierde de vista que por cada uno de los 15 mil empleos eliminados anualmente como consecuencia del TLCAN, la economía de los Estados Unidos se ha fortalecido con aproximadamente $450 mil dólares por concepto de precios más bajos y eliminación de costos de producción.

Trump como presidente marca el fin de la incertidumbre causada por promesas de un candidato para dar paso a una etapa en la que México deberá tener la certeza que la relación cambiará y es necesario estar preparados para ello.

*Abogado y emprendedor mexicano radicado en Toronto desde 2005. Desde 2014 es Director de MC Law Office, en Toronto y Presidente de la Mexico-Canada Alliance of Commerce