FINAL DE LIGA DE CAMPEONES: No sería raro un partido
tactico y aburrido

MARIO CORTES*

Este sábado 28 de mayo en Milán, se jugará el Derby Madrileño, no perdón la final de Liga de campeones entre el Real Madrid de Zidane y el Atlético de Madrid de Simeone.  El primero de los técnicos, con menos experiencia en estos avatares y con tan sólo cuatro meses en el equipo blanco; el segundo, con un amplio trasegar en estas lides, en su natal Argentina y luego con su gran campaña en las huestes colchoneras, imprimiéndole su característico ADN de lucha, disciplina táctica y motivación por la camiseta.

Dos estilos diferentes, un Real Madrid enseñado a atacar desde el primer minuto con su tridente ofensivo, buscando con ardentía el arco contrario; y un Atlético de Madrid, enconchado en su medio campo; con la “guardia pretoriana “custodiando la arquería del joven esloveno Oblak; sin dar un balón por perdido, copando todos los terrenos del campo de juego y esperando el error del contrario para “cobrar por ventanilla”.

Será un partido aburrido, donde los esquemas tácticos se impondrán sobre el futbol bien jugado, a un toque, con equipos cortos, que permitan vislumbrar un partido de ida y vuelta con muchas opciones de gol.

Será la revancha del 2014, cuando en el estadio de la luz en Lisboa, el Atlético tenia la Copa en su bolsillo y un gol en las postrimerías del juego, un soberbio cabezazo de Sergio Ramos, cambió la situación del partido y obligó al alargue, donde los merengues remataron a los colchoneros y se llevaron la tan ansiada “décima”.

Si  Zidane no sale airoso de esta final, no será un fracaso para él, ya que cuando recibió al equipo estaba 12 puntos por debajo en la Liga y ya había perdido toda posibilidad en la Copa del Rey. Será un fracaso institucional, para su dirigencia; en este caso, para Florentino Pérez, su eterno presidente, ya que pasarían una temporada en blanco, como el color de su camiseta(sin títulos).

Para el “cholismo” sería una victoria con visos de “gesta” y lo encumbraría en lo más alto del fútbol mundial. Su gran acierto, fue traer de vuelta a las toldas colchoneras, a un ídolo de la afición, al “Niño” Torres.

 

*Analista de fútbol, periodista colombiano radicado en Toronto