La Lucha Continúa

El 23 de agosto el mundo celebró el Día Internacional para el recuerdo del comercio de esclavos y su abolición.

Esta significativa fecha fue elegida en particular debido a la sublevación de esclavos que tuvo lugar en Santo Domingo, hoy en día conocido como Haití, en el año 1791, donde no solo lograron la independencia de esa parte de la isla, sino que además fueron el génesis para la abolición del comercio transatlántico de esclavos.

En realidad, la trata de esclavos como comercio legal tuvo una duración de un poco más de 400 años, durante los cuales se vendieron a más de 15 millones de hombres, mujeres y niños, como si fuesen ganado, para someterles a los trabajos más duros y a condiciones de vida infrahumana.

Esta realidad es lo que llevó a la ONU a decretar en 1998 el 23 de agosto como Día Internacional para el recuerdo del comercio de esclavos y su abolición, no solo para recordar a las víctimas, sino para demostrar la importancia que tiene el respeto a los Derechos Humanos en el mundo.

La Organización de Naciones Unidas propone para estos días celebrar el Día Internacional para el recuerdo del comercio de esclavos y su abolición, acercándonos un poco más a la historia de lo sucedido con el objetivo de ser plenamente capaces de comprender la lucha que continúa hoy.

Es válido también transmitir estos valores a las futuras generaciones, educándoles sobre esos hechos históricos.

Apoyémonos en lo aprendido para no repetir de ninguna manera la historia y encaminar mejor la batalla en contra de toda forma de discriminación y esclavitud modernas, presentes en varias sociedades alrededor del globo.

Continuemos creando sociedades más justas y plenas, sin olvidar estos hechos que marcaron el devenir de la región de las Américas, y que deben de contribuir a la toma de conciencia colectiva y a una mayor responsabilidad social.