Lo hispano en Hot Docs: la realidad de los países, también sus luchas

KARLA VERDESOTO*

 

Dedicación, lucha, constancia pero sobre todo amor  es lo que caracterizó las temáticas de los documentales exhibidos en Hot Docs Festival 2015.

 

Uno de los más atractivos filmes en el programa, El Caso Pinochet  del director chileno Patricio Guzmán, recuerda los sucesos que ocurrieron después de la dictadura y el arresto de Pinochet en Londres, contestando a muchas interrogantes acerca de qué pasí con el ex dictador.

 

La cinta -presentada en ROM en Toronto- tuvo una excelente acogida tanto por el público en general y sobretodo por ciudadanos chilenos que querían ver cómo se mostró en imeagenes sus luchas en un país que sufrió el genocidio de esta dictadura -más de 3.000 jóvenes desparecidos entre los años 1973 al 1990. Mezclando panoramas del desierto en Chile con las calles de Londres y Madrid, se presentan los casos de familiares y de las víctimas de esa trágica época que por primera vez fueron escuchados en una corte internacional en España. Al final, Patricio Guzmán apareció para contestar preguntas del público. Al preguntarsele qué razones lo motivaron a realizar este documental dijo lacónicamente, sencillo y firme: “es algo que tenía que hacer”.

 

Otra película que llamó mucho la atención y conmovió a la audiencia fue Retratos de una búsqueda, de la directora mexicana Alicia Calderón, el cual muestra tres diferentes historias acerca de personas desaparecidas y la búsqueda incesante que sus familiares -en particular sus madres- llevan a cabo. Las desapariciones en México no son nuevas pero lamentablemente, la guerra en contra del narcotráfico ha traido como costo la desaparición y muerte de miles de personas.

 

El documental toca temas muy profundos como la frustración que los familiares experimentan al buscar una respuesta y la impotencia de no poder hacer nada, sólo esperar ayuda de los gobiernos que muchas veces solo dan excusas frente a sus súplicas.

 

También, este retrata la lucha y el amor constante especialmente de las madres de los desaparecidos. Tres historias, dieron una cara a lo que se vive en México. Mostrando la fortaleza para buscar pistas así también como asimilar el vacio que dejaron sus familiares y tratar de sobrellevar una vida normal.

 

Patricio Guzman
Patricio Guzmán

Dos excelentes documentales, dos países con historias similares, desaparecidos y muerte. Estas cintas nos dejan mucho para reflexionar y nos enseñan cómo cada ser humano asimila de diferente forma eventos traumáticos.

 

Tienen en común estas historias que sus protagonistas son madres, que no importa qué circunstancias enfrentan y el dolor que cargan, contra viento y marea no descansarán hasta hacer justicia y saber donde están sus hijos.

 

Definitivamente documentales que deben ser vistos pero más que todo entendidos para así conocer la realidad que muchos países hermanos han vivido o están viviendo.

 

 

*Ecuatoriana, estudiante de periodismo en Humber College. Vive en Toronto