Francisco: “aberrante” asesinar por
Dios pero “no hay que ofender” la religión

El papa Francisco (i) y el portavoz del vaticano Federico Lombardi.EFE
El papa Francisco (i) y el portavoz del vaticano Federico Lombardi.EFE

El papa Francisco dijo el fin de semana anterior que es “aberrante” asesinar en nombre de Dios, pero aseguró que “no se puede ofender” la religión o “burlarse” de ella.

Así lo manifestó el pontífice durante una rueda de prensa de 40 minutos a bordo del avión en el que viajaba desde Sri Lanka hacia Filipinas cuando le preguntaron sobre el reciente ataque al semanario “Charlie Hebdo” en París, en el que murieron doce personas.

Las libertades religiosa y de expresión, asuntos que se trataron durante su estancia en Sri Lanka, fueron abordados por el pontífice, quien se refirió, sin citarlo expresamente, al ataque a la redacción de esa publicación.

Al pontífice no se le escapó el sentido de la pregunta que le hicieron los periodistas franceses y contestó: “Creo que los dos son derechos humanos fundamentales, tanto la libertad religiosa como la libertad de expresión.
”¿Usted es francés? Vayamos a (lo de) París, hablemos claro”, dijo a uno de ellos para afirmar: “Matar en nombre de Dios es una aberración”.

Después comenzó a hablar de la libertad de expresión, de la que afirmó que es un derecho y una obligación, pero que, precisó, “tiene límites”.
”Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si Gasbarri (el papa aludió a uno de sus colaboradores junto a él en el avión), gran amigo, dice una mala palabra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo. ¡Es normal!”, aseguró.
”No se pude provocar -añadió- no se puede insultar la fe de los demás. No se puede burlarse de la fe. No se puede”, insistió el papa.
Y agregó: “Tenemos la obligación de hablar abiertamente, de tener esta libertad, pero sin ofender”.

El atentado contra “Charlie Hebdo” fue motivado por las publicación en el semanario de caricaturas de Mahoma, cuando el Islám prohíbe las imágenes del profeta.
Así, según los vídeos grabados por testigos de los hechos, los atacantes gritaron tras cometer la acción que habían “vengado al profeta”.
Y el último número de “Charlie Hebdo”, el primero tras los atentados, vuelve a presentar en portada una caricatura del profeta llorando y sosteniendo un cartel que dice “Je suis Charlie” (Yo soy Charlie), tras el titular “Está todo perdonado”.