Semana Santa: Tiempo para compartir y reflexionar en familia

JUAN  TRIVIÑO*

La familia es la principal fuente de transmisión de los valores religiosos y espirituales; es ella la encargada de acercar los hijos a Dios y enseñarles la fe.

Con el Domingo de Ramos comenzó la Semana Santa, una festividad que sirve de oportunidad para involucrar a los niños en esta semana de recogimiento y oración.

Pero, ¿cómo hacer que los chicos vivan el verdadero sentido de esta celebración sin que pase inadvertida como una semana más de vacaciones?

Por ejemplo, mientras a los niños les encanta la cacería de los huevos de pascua por la casa, (así se ganarían los premios escondidos dentro), se les puedes explicar que la costumbre de los huevos de pascua tiene un origen cristiano y que simboliza a Cristo: así como el huevo oculta una vida que brotará, la tumba de Jesús también oculta su futura resurrección.

También, que el anhelado conejo de Pascua es un símbolo cristiano de la Resurrección. Estas pequeñas explicaciones -que se las podemos decir a manera de historias- pueden abrir la puerta para una discusión entretenida sobre el bautismo, la resurrección de Cristo, etc.

Pues los muchos símbolos e historias que acompañan la Semana Santa y la Pascua proveen numerosas oportunidades para comprometer a los hijos y enseñarles más acerca de la fe.

Es importante explicarles por medio de analogías las tradiciones festivas seculares y las cristianas, pues así podrán comprender mejor su significado.

Como padres también tenemos el deber de mostrar con actitudes piadosas lo que significa este periodo en nuestra vida como cristianos, es decir, vivir cada día de la Semana Santa intensamente, hablando y reflexionando con los hijos sobre lo que se conmemora en cada ocasión.

Para ayudarlos a comprender lo que sucedió en los últimos días de Cristo en la tierra, es aconsejable leer historias sobre la Pasión y Resurrección, así como ver películas sobre la vida de Cristo. De igual forma, es muy valioso cuando se participa en familia de las diferentes actividades características de la época, como por ejemplo la visita a los monumentos y las procesiones. Esto hará que conozcan de primera mano la vivencia de esta Semana.

De esta manera tendremos para decirles que es bueno ir a la Iglesia donde aprenderemos de toda esa gran historia de la pasión- muerte y resurrección de Jesús.

En el Domingo de Ramos tuvimos nuestra palma en la mano para proclamar a Jesús que es nuestro Rey porque El es bendito y viene en el nombre del Señor.

El Jueves Santo tenemos la Santa Misa de la Cena de Jesús.

SUS. Lavatorio de los pies a los doce Apóstoles- Visita a los  tantos monumentos decorados con belleza espectacular donde está la Sagrada Custodia con la Hostia Consagrada y a la cual adoramos todos los Católicos porque allí está Jesús Eucaristía.

El Viernes Santo es el Sagrado Vía Crucis por las calles de nuestras parroquias acompañando a Jesús en su camino por el calvario hasta llegar  a la crucifixión.

Lectura de la Pasión y Muerte de Jesús en la Cruz y adoración  de la  Santa Cruz.

El Sábado Santo es la Procesión de la Soledad – Rosario Mariano-; además, la Vigilia Pascual por la noche pata celebrar la Resurrección de Jesús.

Domingo de Pascu, con la solemne Misa Pascual, es tiempo de alegría y redención.

De este modo, espero que los católicos experimentemos profundamente el encuentro con Dios, unidos en familia, esta Semana Santa. Felices Pascuas.

*Sacerdote católico. Guía Espiritual -Renovación Carismática Hispana, Toronto.