El perdón, instrumento de balance y equilibro interior

VERONICA TORRES*

 

Sentimientos oscuros de inseguridad, temores sin fundamentos, miedos sin motivo, aprensión sin razón, tantas oscuras sensaciones de incertidumbre, ansiedades que ni se sabe de dónde vienen.

 

El perdón va más allá de la justicia. El perdonarnos a nosotros mismos y a los demás es adquirir un nuevo nivel de pensamiento donde solo existe la perfección  y  el amor divino. Perdonar no quiere decir que abusen de nosotros y continuar con una relación destructiva, es aceptar a la persona y aceptarnos a nosotros mismos como esencia diferente.

 

Perdonar es corregir un error y hacer lo correcto. En el momento que dejamos de pelear con nosotros mismos por circunstancias del pasado o del presente y perdonamos a los demás y nos perdonamos a nosotros mismos es cuando en realidad comenzamos a descubrir la capacidad de bondad, compasión   y aceptación que habita dentro de nosotros, siendo esta la parte sabiamente divina que todos tenemos y que muy pocos experimentamos.

 

Cuando la mente no perdona y está en contra del amor infinito, éste  se encierra de tal forma que no puede aceptar el poder vital de la hermosura de la vida,  e interrumpimos la fluidez del amor infinito que  cuando se para y no continua su curso es cuando comienza a generar enfermedad, ansiedad, confusión, dolor, tristeza. Cuando aceptas este cambi, te perdonas y  perdonas a los demás, dejas espacio para que lleguen cosas nuevas y maravillosas a tu vida, permitiendo que  la fluidez del amor infinito llene tu ser de luz, amor y armonía. Y entonces es cuando comienzas a vivir una vida con balance y equilibrio donde todo lo percibes de una forma perfecta.

 

 

* Trabajadora Social, Terapeuta Familiar y de Pareja.

 

 www.despertar.ca  647-504-4405