URUGUAY: Vázquez y Lacalle afinan sus estrategias

Los dos candidatos presidenciales más votados el pasado domingo en Uruguay, Tabaré Vázquez y Luis Lacalle Pou, están volcados a definir sus estrategias de cara a la segunda vuelta del 30 de noviembre, señalaron hoy fuentes de sus partidos. “Estamos contentos, las cosas han salido bien, pero no hay mucho tiempo para celebrar”, dijo a Efe un colaborador muy cercano de Vázquez, quien en 2005 se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia de Uruguay y se propone volver a la presidencia para el periodo 2015-2020. El candidato del Frente Amplio (FA) sumó un 47,9 % de los votos y estuvo así cerca de superar el 50 % para ganar en primera vuelta.

 

El resultado del domingo dejo a Vázquez muy bien posicionado para la segunda vuelta, tanto que el sociólogo Eduardo Botinelli, director de la empresa encuestadora Factum, afirmó que pasó a ser “un mero trámite”. Además, el FA, una coalición de partidos de izquierda que llegó al poder por primera vez en 2005 con Vázquez, logró el domingo retener la mayoría en la Cámara de Diputados, algo que ninguna encuesta previó. Si Vázquez y su compañero de fórmula, Raúl Sendic, ganan las presidenciales, el FA será también mayoritario en el Senado gracias a que el vicepresidente en Uruguay es a la vez presidente de la cámara alta con voz y voto.

 

Tras una “celebración mesurada” por estos resultados, Vázquez se reunió el lunes con sus asesores más próximos para “comenzar a delinear” la nueva campaña de cara a la segunda vuelta, que “no tendrá grandes cambios” en relación a la primera parte, destacaron los informantes. En principio se “insistirá” en las ideas de que Uruguay está “mucho mejor” que hace diez años, cuando el FA llegó por primera vez al poder, en la necesidad de “completar la tarea” y en la “experiencia y confianza que genera Tabaré”, agregaron. Vázquez, oncólogo, socialista de 74 años logra alinear detrás de su figura a la docena de partidos que integran la coalición de izquierda, más allá de diferencias internas. Por el desgaste que supuso la campaña para las elecciones de este domingo, Vázquez y Sendic recorrerán el país en las próximas semanas pero con una agenda más acotada. Para Lacalle Pou, candidato de Partido Nacional (PN), el principal de la oposición, la tarea no se presenta sencilla. El PN pasó de la euforia en los días previos a la cita con las urnas, porque las encuestas incluso señalaban un empate técnico con Vázquez, a la dura realidad de quedar lejos del FA con un 30,9 % de los votos. Aunque los blancos mejoraron su presencia en el futuro Parlamento y tendrán un senador (10 en total) y dos diputados mas (32) que ahora, su reducido apoyo electoral en comparación con la coalición de izquierda pone muy cuesta arriba la tarea de llegar a la Presidencia.

 

Lacalle Pou, de 41 años, analizó en la víspera los resultados de las urnas con el candidato a la vicepresidencia Jorge Larrañaga, algunos de los principales dirigentes del Partido Nacional y asesores. En el encuentro quedó claro que el propio aspirante presidencial será el encargado de “conversar y tender puentes” con los líderes de los otros partidos, destacó el presidente del Directorio del PN, el senador Luis Alberto Heber. La idea es “buscar puntos de encuentro” que permitan “sumar al proyecto de cambios” que impulsan los nacionalistas, dijo Heber en declaraciones a medios locales. Lacalle Pou, abogado e hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera (1990-1995), adelantó que para este miércoles tiene previsto anunciar, junto a Larrañaga, sus principales líneas de acción de cara al balotaje. El candidato nacionalista afirmó que su ilusión de llegar al poder está “intacta” y, en un mensaje de agradecimiento a quienes le apoyaron en las urnas el domingo, dijo que buscará acuerdos “con los partidos menores” sin “desdibujar” sus ideas. Lacalle Pou ya logró el apoyo del derrotado candidato del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, que obtuvo un 12,9 % de los votos, pero aún así los números juegan en su contra.

 

La posibilidad de que los simpatizantes del democratacristiano Partido Independiente y de la radical de izquierda Unidad Popular, que obtuvieron un 3 % y un 1,2 %, respectivamente de los votos, apoyen al aspirante del Partido Nacional en la segunda vuelta aparece como muy remota. Ambos partidos tienen a su frente dirigentes que en el pasado formaron parte del Frente Amplio y se marcharon por discrepancias, pero igualmente aparecen como más próximos a la coalición de izquierda o incluso a mantenerse al margen y votar en blanco o anulado que a acompañar la candidatura de Lacalle Pou el último domingo de noviembre.