COLUMNISTA INVITADA
A Colombia no le sienta el traje de favorita

GENNY DURAN*

 

Los dirigidos por el argentino José Pekerman, que en el Mundial de Brasil 2014 brillaron con un buen fútbol y llevaron por primera vez a Colombia a unos cuartos de final, decepcionaron en la Copa América de Chile y se despidieron con un solo gol a favor.

 

Las actuaciones del zaguero Jeison Murillo, así como la del guardameta del Arsenal David Ospina, fueron las mejores noticias para la selección cafetera. Mientras que la falta de pólvora e ideas creativas fueron sus verdugos. Por un lado la falta de minutos del ‘Tigre’ Falcao y Juan Fernando Cuadrado en sus respectivos clubes. Y por otro, la discreta actuación y falta de chispa de James Rodríguez; además de la temprana salida de Carlos Bacca (20 goles con el Sevilla esta temporada), tras el incidente con Neymar y la suplencia de otro de sus efectivos que estando en su mejor momento de forma, como es el caso de Jackson Martínez (máximo goleador de la liga Portuguesa, 21 goles) no dejó grandes detalles. Sin olvidar, que las dificultades en la salida del balón a lo largo de todo el torneo complicaron aún más este escenario.

 

En cuatro partidos disputados, la Selección cafetera logró una sola victoria y por la mínima: marcó un solo gol, generó muy pocas ocasiones para anotar y, lo que es más grave, nunca fue superior al rival. No desarrolló un buen fútbol. Solo se salvaron 45 (la primera parte del partido frente a Brasil) de los 360 minutos que disputaron los de Pekerman. Más allá de haber aguantado hasta los penales contra Argentina, Colombia quedó justamente eliminada de la Copa América.

 

Aunque Pekerman pide paciencia y recuerda que ‘son un equipo en crecimiento”, el balance de la actuación de Colombia en la Copa invita a reflexionar sobre la rotación de efectivos en posiciones claves, la escasez de variantes y sobre todo orden táctico.

El talento cafetero es incuestionable. Sólo necesita concentrarse en ensamblar las piezas adecuadas para lograr un equilibrio, evitar amistosos intrascendentes, que únicamente sirven para mimar el ranking, y así, volver al camino que le permita recuperar el buen fútbol en las próximas eliminatorias, que por lo mostrado hasta el momento, no habrá favoritos y será una pelea cerrada para conseguir un boleto al Mundial de Rusia 2018.