Celebremos el Día de las Madres cumpliendo las regulaciones contra la Covid-19

Este domingo 9 de mayo se celebrará en Canadá, al igual que en otros países, el Día de las Madres, y por segundo año consecutivo bajo las restricciones, las penas y el dolor causado por la mortal pandemia de la Covid-19 que desde que llegó a esta nación ha dejado más de 24.000 muertos.

Las actividades que desarrolle nuestra comunidad en esta ocasión para homenajear a las madres, abuelas, esposas, colegas en el trabajo y al resto de las mujeres a quienes queremos y apreciamos, deben estar centradas en la premisa de que el mejor tributo que podemos darles es precisamente contribuir a protegerlas de esta enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Las actividades al aire libre que cumplan estrictamente con las regulaciones de las autoridades sanitarias federales, de la provincia de Ontario y de Toronto pueden ser una de las opciones, y posponer para tiempos mejores y menos complicados desde el punto de vista sanitario para darles a estas progenitoras otros estímulos más directos que sin dudas merecen.

La esperanza que nos trae el proceso de vacunación, que ya en Toronto alcanzó la cifra de 1.204.543 personas inmunizadas, debe hacernos razonar de que el fin de todo este encierro y el alejamiento de nuestros seres queridos pudiera estar un poco más cerca, aunque debemos tener cuidado y no confiarnos en que ya todo está resuelto.

Pero todavía no está claro de qué forma podemos cumplir nuestros sueños posteriores a la inmunización, si podemos abrazar a nuestros familiares, amigos, invitarlos a salir o a cenar en casa o en un restaurante y cuáles serían las medidas de protección que todavía tenemos que seguir cumpliendo, algunas de las cuales, como reiteran muchos expertos, llegaron para quedarse.

Algunos medios de prensa canadienses señalaron esta semana que existe un silencio casi absoluto sobre cómo y cuándo nuestras vidas pueden cambiar para mejor después de que la inyección salvadora llegue a nuestro cuerpo.

En este aspecto vemos cómo nuestro vecino más cercano, Estados Unidos, que está por delante de Canadá en el proceso de vacunación, ya emitió pautas que deben cumplirse tras el avance de la inmunización masiva, aunque muchos expertos de ese país cuestionan que las medidas están demasiado adelantadas y pueden traerles complicaciones.

De cualquier manera, desde cerca o de lejos, el homenaje en el Día de las Madres debe incluir, en todos los casos a las mujeres que están en la zona roja, en hospitales, clínicas, centros de cuidados de la tercera edad, en el combate directo a la pandemia.

Ellas cumplen su deber también en esa jornada, poniendo sus vidas en peligro, y contribuyen así a que sus hijos puedan tener en un futuro cercano una vida más plena y sin las restricciones que hoy padecemos. ¡Feliz Día de las Madres!