Otto Ortiz: el humor cubano regresa a Toronto

Otto Ortiz: el humor cubano regresa a Toronto
Otto Ortiz: el humor cubano regresa a Toronto

BEBO MORALES*

Una brisa de humor latino refrescará los ánimos en Toronto, caldeados durante la reciente visita del veterano comediante Bill Cosby: Otto Ortiz, uno de los grandes monologuistas de Cuba, ofrecerá un recital en el Lithuanian Banquet Hall el próximo 13 de febrero. Los organizadores confirmaron a Correo Canadiense la presentación de Ortíz, vísperas del Día de San Valentin, con música de DJ Bernal.
Los cubanos en particular están familiarizados con la obra del Nene, como le llaman a Ortiz en su país.
Sin embargo, su humor inteligente e incisivo en temáticas universales funciona perfectamente para toda la comunidad latina, como evidencian sus actuaciones en México, Venezuela e incluso aquí en Toronto, donde estuvo en 2006 como parte del elenco de “La Hora de Carlos”, con sede en el Six Degrees Night Club.
Cuba, cuyo proverbial “choteo” ha merecido incluso ensayos académicos, es cuna de grandes humoristas que antaño tuvieron impacto en toda Latinoamérica, como Leopoldo “Tres Patines” Fernández  o Guillermo Álvarez Guedes.
En los últimos tiempos, actores como Alexis Valdés han sabido salirse del “cubaneo” para hacer reír al público hispano-parlante con sus reflexiones, sátiras y ocurrencias. En esa cuerda, Ortiz es un genio… Entre sus múltiples lauros sobresale la Distinción por la Cultura Nacional que recibió en 2007, amén de sendos premios en el festival humorístico Aquelarre como intérprete, guionista y director de espectáculos y shows radiales.
Nacido en 1965, Ortiz se inició en el humorismo como aficionado mientras estudiaba para hacerse ingeniero, aunque su vocación artística opacó al título universitario. En sus inicios actuó en formaciones como Los Hepáticos y PostData; luego colaboró con el mítico Conjunto Nacional de Espectáculos, de Virulo y compañía; y entre 2004 y 2008 integró junto a Anael Granados el hilarante dúo del Titi y el Nene.
Su palmarés incluye obras clásicas como el sketch “La entrevista”, el monólogo “El bronquero”, su peña “Hacer el humor con Otto” y los espectáculos “Hasta JON”, “En humor a la verdad” y “La Noche del Pirata”. Tiene, además, una proyección social a través de proyectos comunitarios en barrios periféricos de La Habana, giras nacionales y presentaciones sistemáticas en hospitales capitalinos.
Fervoroso amante del béisbol –dirige un equipo integrado por humoristas-, Ortiz es, de cierta manera, parte de la avanzada cubana a los Juegos Panamericanos que acogerá Toronto el próximo verano. Visto así, su principal meta es lograr que su espectáculo aquí sea un poderoso “grand slam”, de esos que levantan gradas y garantizan la gloria…