Nuevas medidas hacia Cuba: un tablero difícil de ajustar

Yarily Pérez León**

Cuba sufre una vez más el recrudecimiento de la política hacia ella por parte de su vecino del norte. Las nuevas medidas dictadas por la administración Trump contra Cuba van más allá de las sanciones a las fuerzas armadas y el gobierno cubano, y su base económica. Con éstas, se limitan tanto a Empresas como a ciudadanos estadounidenses de poder hacer negocios y viajar a la Isla, y esto, en opinión de analistas y políticos de ambos países, y usando el sentido común, afecta también al sector privado cubano, en particular el asociado al turismo y sus servicios.

Estas medidas incluyen vetar a los estadounidenses de hacer transacciones con más de 180 entidades de la nación caribeña mencionadas en una larga lista, entre las que se encuentran: los Ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR) y del Interior (MININT); así como diferentes Compañías: CIMEX; Companía Turística Habaguanex S.A.; Grupo de Administración Empresarial S.A (GAESA); Grupo de Turismo Gaviota. Bajo estas compañías se hallan cadenas de hoteles afectadas como: Gran Hotel Manzana Kempinski (Gaviota), H10 Habana Panorama (Gaviota), Hostal Valencia (Habaguanex), Hotel Ambos Mundos (Habaguanex), por mencionar algunos; la lista es extensa.

Entre los “cuentapropistas”- sector privado – que más directamente sufrirán las medidas de Trump, se cuentan los propietarios de viviendas y habitaciones de renta para turistas, pues se avisora  una  drástica disminución de los visitantes llegados desde Estados Unidos; pues ya no serán autorizados las visitas educativas individuales ni académicas, regulando bajo supervisión a quiénes accedan con esta categoría a la isla.

Muchos de ellos ofrecen sus servicios en la plataforma estadounidense Airbnb, que promueve el hospedaje en casas particulares y que ha experimentado un notable crecimiento en Cuba desde su llegada a la Isla en 2015; donde según estadísticas de la propia empresa se había pagado unos 40 millones de dólares a los anfitriones cubanos.

El desaliento se respira entre el sector privado que emerge en Cuba, Ana* – dueña de un hostal o casa de renta – es partidaria de la opinión de “si ya de por si rentar habitaciones no es un trabajo fácil, por toda la logística que lleva el mantenerla al día, y encima a veces se retrasan hasta 6 meses los pagos de la agencia; ahora será el doble de difícil el rentar y pagar los impuestos mensuales”.

Mientras que, Antonio* – dueño de paladar -, opina que “aunque las medidas no afectan directamente al sector privado, no pensaron en el daño que le harían, al disminuir los viajes y restringirlos más, menos personas pasan a cenar en los paladares. Todo es un efecto cadena, es algo lógico”.

En una hoja resumen de las nuevas regulaciones apunta que “alquilar una habitación en una casa particular, comer en restaurantes privados cubanos (paladares) y comprar en tiendas privadas manejadas por cubanos independiente, puede ahora contar como “apoyo al pueblo cubano”.  “Dicho así, suena a que vamos a ganar, pero no, es una cuenta fácil de sacar: menos viajes menos clientes, y el combustible se dispara y el mantenimiento del auto ni hablar de eso” – apuntaba Carlos* – taxista.

Resaltando que el anuncio ocurre en momentos en los que numerosos sectores económicos, académicos y comerciales de Estados Unidos están interesados en ampliar los vínculos con la nación antillana, y cuando encuestas muestran que la mayoría de los norteamericanos favorecen el fin del cerco. Se hizo notar en la finalizada 35ta Feria Internacional de la Habana (FIHAV), en la que de más de 60 empresas estadounidenses alistadas para participar, sólo se presentaron 16 de ellas.

Sumando que la entrada en vigor coincide con el inicio de la temporada alta del turismo en Cuba, tras la recuperación de las principales instalaciones luego de los daños causados por el huracán Irma.

“Es profundamente lamentable que esta decisión se basara en la política y la agenda personal de dos miembros del Congreso, y no en una preocupación genuina por el pueblo cubano, que apoya el acercamiento a Estados Unidos”, expresó en un comunicado el presidente de la coalición Engage Cuba, James Williams., promotora del acercamiento entre Estados Unidos y Cuba.

 

*Los nombres de los entrevistados han sido cambiados a petición de ellos.

 

**Periodista y filósofa, corresponsal residente en La Habana.