Autoridades de Canadá exhortan a cumplir medidas contra la Covid-19

Blood sample with COVID-19 Coronavirus chinese infection of the Canada with test in medical exam laboratory

Las autoridades de salud de Canadá insisten en que mientras se busca un control generalizado y duradero para la Covid-19 mediante vacunas seguras y efectivas, los ciudadanos deben mantenerse informados de lo que sucede respecto a esta enfermedad a través de fuentes responsables.

Por su propio bienestar, los canadienses deben además continuar con las prácticas individuales para mantenerse más seguros: en particular obedecer la disposición de quedarse en casa, aislarse si tienen algún síntoma, mantener el distanciamiento físico, la higiene de manos, y superficies y utilizar la mascarilla, de acuerdo con la Agencia de Salud Pública (ASP) canadiense.

Desde el inicio de la pandemia, se han reportado en Canadá 599,057 casos de Covid-19, así como 15,865 muertes. Al cierre del 31 de diciembre de 2020 había 72,927 casos activos en todo el país.

En la provincia de Ontario, hasta el momento, ha habido un total de 182,159 pacientes positivos confirmados, a la vez que se reportaron desde el inicio de la pandemia 4,530 muertes relacionadas con esa enfermedad en el territorio, mientras que otros 156,012 individuos se han recuperado.

Entretanto, los trabajadores de salud de Ontario y los residentes en centros de cuidados a largo plazo continuaron recibiendo la vacuna. El 1 de enero la provincia suministró 4,017, lo que eleva a 32,904 el número total de residentes inmunizados en la provincia.

Esto se produce cuando las muertes relacionadas con el nuevo coronavirus aumentan a niveles nunca vistos desde la primera ola de esta enfermedad.

Voceros del sector de la atención sanitaria siguen de cerca los informes que llegan desde las provincias, territorios y de países asociados a Canadá, para identificar variantes de Covid-19 como las detectadas en Reino Unido y Sudáfrica.

Autoridades sanitarias reconocen que la mayoría de los canadienses prestan atención a los consejos para abstenerse de realizar viajes no esenciales, pero algunos ciudadanos insisten en trasladarse de un lado a otro del país o al extranjero sin una necesidad imperiosa de hacerlo.

En este sentido, el Ministro Federal de Asuntos Intergubernamentales, Dominic Leblanc, anunció el 30 de diciembre pasado en una conferencia de prensa que a partir del 7 de enero los viajeros que quieran ingresar a Canadá deberán someterse a un examen de detección de la Covid-19 por lo menos tres días antes de su llegada o su regreso al país.

El resultado de este test debe ser negativo para que los viajeros puedan tomar el avión o pasar la frontera, en el caso de que lleguen a Canadá por vía terrestre o marítima.

A pesar de esta situación los canadienses ven el futuro con una visión positiva, como lo demuestra una encuesta de opinión pública encargada por la Asociación de Estudios Canadienses, y publicada a finales de diciembre. Según la pesquisa, el 70 por ciento de los ciudadanos se sienten optimistas sobre sus perspectivas para el próximo año.