Canadá: ¿el nuevo sueño americano?

Freddy Velez

FREDDY VELEZ*

OLEADA DE INMIGRANTES CRUZANDO DESDE LA FRONTERA CON EE.UU, PODRIA CRECER

 

 

Ante el clima hostil para los inmigrantes y sobre todo para los indocumentados en Estados Unidos, ¿es Canadá ahora el país del sueño americano?

Hay un interés creciente de inmigrantes por llegar a nuestras fronteras y a como dé lugar. Muchos, al no calificar para una visa de residencia, esperan poder ser aceptados como refugiados.

La situación toca a los inmigrantes latinos, con mayor acento a los mexicanos, tanto a los que quieren salir de México y a muchos que están en Estados Unidos viviendo sin estatus migratorio y bajo la incertidumbre de ser objeto de las deportaciones masivas del nuevo gobierno estadounidense.

Desde que Donald Trump fue elegido presidente, Canadá se volvió una opción para muchos. Es más, el sitio en Internet del Ministerio de Inmigración Federal de Canadá colapsó as noche de elecciones, el 8 de noviembre de 2016, ante la avalancha de personas –incluso muchos estadounidenses de nacimiento, que querían saber sobre los requisitos para migrar al país del arce.

Paola Melo, abogada experta en inmigración, adscrita a la Clínica Legal del Centro para Gente de Habla Hispana, en Toronto. Foto F. Velez

Un dato suministrado por la abogada Paola Melo, de la clínica legal del Centro Para Gente de Habla Hispana: “ …según lo reporto CBC, sólo en enero pasado se hicieron 70 solicitudes de refugio de mexicanos en territorio canadiense”, y este es un número inusual, si se considera que esa cifra en los tiempos recientes “era de hasta 120 anuales como máximo”.

Con los mexicanos hay dos situaciones.

Dado que desde diciembre pasado se levantó el requerimiento de visa para venir como turistas a los mexicanos, hay centenares que al estar de paso averiguan las alternativas para quedarse legalmente y también algunos que piensan en permanecer más allá del vencimiento de la visa.

Otra situación es la de los mexicanos que ahora están en Estados Unidos y quieren salir con rumbo norte.

Melo dice que en esa entidad se presenta ahora un incremento de consultas remotas sobre el asunto.

“En el Centro no tenemos estadísticas todavía.. en general y en mi experiencia se han incrementado bastante, aún más desde que Trump implementó su veto de viaje y por las restricciones que ha puesto a personas que quisieran entrar y salir de Estados Unidos. Diría que recibimos de cinco a diez llamadas diarias en promedio, de personas en su mayoría que están en Estados Unidos y que están buscando maneras de entrar a Canadá”, detalló.

Una opción común, la de solicitar refugio.

Pero hay un obstáculo para ese último recurso: el Acuerdo del Tercer País Seguro firmado en 2003 entre Estados Unidos y Canadá, que hace que un solicitante de refugio en Canadá en caso de venir desde Estados Unidos no tendrá posibilidad de pedir refugio si antes no ha surtido ese mismo proceso en Estados Unidos.

La única circunstancia por la que se le aceptaría el ingreso al país para estudiar una solicitud de refugio es si la persona tiene un familiar en primer grado que esté legalmente establecido en Canadá.

Otro factor en contra de las posibilidades de los mexicanos que claman protección en Canadá es la designación de México como país seguro, o sea uno donde el gobierno brinda la protección que requieren sus ciudadanos tanto en lo que tiene que ver con sus autoridades policiales como las judiciales.

La abogada Melo recuerda la oleada de solicitudes de refugio de parte de mexicanos antes de que se impusiera el requisito de la visa canadiense. Y llama la atención sobre cómo los que ahora solicitan ese estatus se enfrentan a demostrar que su vida corre peligro, que son objeto de persecución por motivos de ideología políticas, religiosa, de raza o de tendencia sexual y que no tienen la protección de su propio gobierno.

“Antes de que se implementara la visa había aproximadamente nueve mil casos de México que se estaban procesando al año. Y después bajó drásticamente a unos cien y algo…”, explicó.

Cualquier mexicano que logre pedir refugio tiene por efecto de la denominación de ‘país seguro’ tiene un proceso más expedito y en 30 días se le concede una audiencia ante un juez.  Además, “no le cubre el beneficio de la apelación a ese fallo, derecho reservado a los que han estado al menos 36 meses en el país”, según la profesional del derecho.

Finalmente, Melo llamó la atención sobre el ingreso subrepticio de extranjeros a Canadá por la amplia frontera terrestre con Estados Unidos.

Si bien quien ponga sus pies en territorio canadiense queda exento de las restricciones del acuerdo del tercer país seguro y puede hacer una solicitud de refugio -explica, “hay riesgos a la integridad, incluso el peligro a ser víctima de tráfico humano, y luego hay además realidades legales, que quien lo quiera hacer debería evaluar previamente”.  También aconseja buscar la asesoría legal profesional debidamente acreditada debida para no tener información falsa o no ser víctima de estafadores o coyotes.

  • Freddy Velez es periodista colombo-canadiense radicado en Toronto. Le pueden escribir a fvelez@correo.ca