Viola Desmond: a más de siete décadas de su grito contra la discriminación

El primer ministro, Justin Trudeau, recordó el lunes el 75 aniversario de Viola Desmond desafiando la segregación racial y la discriminación. A través de un comunicado el titular reconoció la impronta de la señora Desmond en la lucha por la igualdad racial en Canadá y rindió un emotivo homenaje a su persona.

El 8 de noviembre de 1946, Viola Desmond, una exitosa mujer de negocios canadiense negra, se negó a abandonar la sección segregada exclusiva para blancos del Roseland Theatre en New Glasgow, Nueva Escocia. Desmond simplemente quería ver una película ese día y hacerlo con dignidad. En cambio, fue sacada a la fuerza del teatro, luego encarcelada, condenada y multada.

“La exclusión y la segregación, a través de leyes, políticas y prácticas, han sido una realidad para los canadienses negros y sus comunidades desde antes de la Confederación. El valiente acto de desafío de la Sra. Desmond fue audaz y muy necesario. Su posterior llamamiento inspiró la búsqueda de la igualdad y la lucha contra la discriminación racial en todo el país. Al tomar una posición contra la injusticia de la segregación, ayudó a promover el movimiento de derechos civiles en todo Canadá y sentó las bases para el movimiento de lucha contra el racismo”, manifestó el primer ministro en sus palabras.

Trudeau recordó que tomó varias décadas que Viola Desmond fuera exonerada, después de haber sido indultada póstumamente por el vicegobernador de Nueva Escocia en 2010. Desde entonces, sus contribuciones a la sociedad canadiense han sido reconocidas de varias maneras.

“Canada Post emitió un sello en 2012 para honrar la valentía de la Sra. Desmond. En 2017, fue designada persona histórica nacional por el Gobierno de Canadá. En 2018, se convirtió en la primera mujer canadiense y la primera canadiense negra que aparece en un billete de banco que circula regularmente. Su historia también forma parte de la colección permanente del Museo Canadiense de Derechos Humanos”, argumentó.

“Desmond fue una heroína, y su desafío a la segregación racial y la discriminación ha ayudado a dar forma al Canadá que conocemos hoy. Desafortunadamente, la lucha por la igualdad no ha terminado, ya que muchos canadienses negros y sus comunidades continúan enfrentándose a la discriminación, el racismo y la falta de igualdad de oportunidades todos los días”.

El primer ministro destacó que el gobierno está comprometido a ponerle fin a todo acto de desigualdad racial en la nación y señaló que aspira a que la historia de Desmond y su búsqueda de libertad, justicia e igualdad ayuden a inspirar a una nueva generación de canadienses a trabajar para poner fin al racismo y proteger y promover los derechos humanos en todo el país.