EN BOHEMIA Galeano, el admirado y el no tan admirado

De Galeano se habló bien, con la admiración de latinos y demócratas, y  también se le criticó con los ojos de un periodista que aunque compatriota suyo osa manifestar sus diferencias con el recientemente fallecido escritor uruguayo.

 

Bohemia, la Peña Cultural Latinoamericana, le rindió tributo a Eduardo Galeano el pasado sábado, en una velada que tuvo casa llena en la sede de Casa Cultural Mexicana.

 

El evento fue posible dado el apoyo de Casa Salvador Allende y la Casa Cultural Mexicana y al mismo asistió un centenar de personas.

 

 

La artista invitada, Rosy Cervantes, canta-autora y guitarrista mexicana, tuvo doble aparición y encendió la noche con algunos temas propios y otros del repertorio folclórico mexicano.

 

La licenciada en letras, Susana Ventura, cuentista argentina, hizo una semblanza de Galeano y su obra, llena de anécdotas y datos interesantes.

 

Y entró a terciar, contrariando el sentir general, Horacio Tejera, periodista uruguayo quien sin demeritar la obra y la contribución al pensamiento de Galeano dijo que no hay que hacerle una escultura en bronce ni tantos homenajes pues dijo que el escritor no sería menos sin éstos y que tampoco los amerita en exceso. Uno que si recordó positivamente la influencia del pensador en el continente fue el periodista Oscar Vigil, quien dijo que en los 80 en El Salvador  leer a Galeano era una obligación y lo calificó como un ‘evangelista’ de la historia latinoamericana.

 

Luego aparecieron Juan Don Naide, poeta uruguayo  -leyendo de su recién publicado libro Charamusca de Recuerdos; Teresa Barrotti; Alvaro Mallarino; Fernanda; Rosita Pinkay; Marco Castillo, Olga Grant y Rafael Rodríguez. En lo musical también participaron José Bendezú –guitarra y canto; la niña Paulina Leyva quien interpretó un extracto del Himno de la Alegría de Beethoven y Rebeca Solier quien cerró la noche cantando temas del folclore peruano.