Frente a la Covid-19, mayor solidaridad y cooperación

Cuando la pandemia de la Covid-19 golpea a nuestras comunidades en Canadá y en especial a la provincia de Ontario, se impone la necesidad de ejercitar un grado cada vez mayor de solidaridad y cooperación entre todos nuestros conciudadanos.

El primer ministro, Doug Ford, declaró un estado de emergencia en el territorio por 28 días a partir de las 00:00 horas del jueves 14 de enero, para que los ciudadanos se mantengan en sus hogares y solo salgan en casos de extrema necesidad, tras nuevos reportes de que los hospitales en el área apenas alcanzan para dar servicios a quienes padecen esta enfermedad.

Una vez más estamos ante una situación que pone a prueba nuestra capacidad para ser solidarios con el prójimo, en particular con aquellas personas más vulnerables y afectadas por los impactos de la enfermedad, tanto en su propia salud como en su economía familiar.

En medio de esta situación transcurre además el proceso de vacunación, y al respecto un portavoz del Ministerio de Salud de Ontario dijo a medios de prensa que aunque la atención a largo plazo y las casas de retiro de alto riesgo son la “prioridad clave actual”, la provincia alienta a las clínicas y hospitales a ofrecer dosis sobrantes a otras personas en el lugar si alguien con una cita reservada cancela, en lugar de desperdiciar una dosis.

Existen insatisfacciones sobre la operación de inmunización, a tal punto que el primer ministro Doug Ford fue criticado la semana pasada por un comienzo lento de la campaña contra el coronavirus, incluso del primer ministro Justin Trudeau, quien dijo que compartía la frustración del público ante la idea de que las vacunas languidecieran en los congeladores.

Ford y varios otros primeros ministros de otras provincias replicaron que el problema era una inminente escasez de suministro. 

Sin embargo, el ritmo de las inmunizaciones en Ontario se ha acelerado considerablemente desde entonces, particularmente en los hogares de cuidados a largo plazo en las áreas de la provincia más afectadas por el nuevo coronavirus, pero  la mayoría de los residentes en asilos de ancianos fuera del área metropolitana de Toronto y Windsor aún no se les ha ofrecido una primera oportunidad, de acuerdo con reportes de medios de prensa locales.

Ontario administró 131,055 dosis de vacunas hasta el 12 de enero, incluidas casi 8.000 dentro de los centros de atención a largo plazo, informó el Ministerio de Salud en un comunicado. El gobierno federal había facilitado la entrega de 196,125 dosis de vacunas contra la Covid-19 a Ontario a partir del 7 de enero.

Todo esto sucede en momentos en que en todo Canadá la cifra de contagios supera los 668,180, y la enfermedad ha provocado hasta ahora alrededor de 17,100 muertos.

En las reservas aborígenes o de las Primeras Naciones, hasta el 11 de enero había 11,229 casos confirmados de Covid-19 y más de un centenar de decesos.

Una y otra vez los especialistas advierten que para combatir este mal no basta solamente con vacunarse, es necesario cumplir a cabalidad todas las medidas preventivas, como el lavado constante de las manos, el uso de la mascarilla o nasobuco, el distanciamiento físico, evitar los viajes innecesarios y las aglomeraciones, entre otras.

Sólo así nuestras comunidades podrán salir airosas de esta prueba de fuego que nos impuso la pandemia, una coyuntura que se supera sobre todo a base de solidaridad, cooperación y respeto a las acciones preventivas orientadas por las autoridades de salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí