Píldoras contra la Covid-19, ¿funcionan?

El asunto del momento en varios círculos de la comunidad científica internacional es el anuncio de la farmacéutica Merck de solicitar autorización de emergencia para utilizar sus píldoras antivirales en Estados Unidos.

La nueva pastilla se presenta como una efectiva propuesta para combatir la Covid-19 reduciendo el riesgo de hospitalización y muerte en un 50%.

Pero estas pastillas no funcionan igual que las vacunas que se emplean hasta la fecha y no se administran de manera preventiva sino como parte del tratamiento de la enfermedad.

Están pensadas para comenzar a administrarse una vez que las personas comienzan a presentar síntomas, que es justamente cuando el virus se replica a mayor velocidad dentro de nuestro organismo.

Incluso algunos investigadores presumen que comenzar el tratamiento en el primer y segundo día de la enfermedad puede mejorar su efectividad.

Un artículo publicado esta semana en el New York Times señala que las píldoras están destinadas a personas que están enfermas de Covid pero que no se encuentran en el hospital.

En la fase 3 del ensayo clínico de Merck solo participaron individuos no vacunados que se consideraban de alto riesgo, es decir, personas mayores o aquellas con afecciones médicas como diabetes o enfermedades cardíacas.

En un principio, es posible que el medicamento solo esté disponible para esas personas, pero los expertos esperan que con el tiempo su disponibilidad sea más amplia para toda aquella población que las necesite.

¿Medicamento efectivo o canto de sirenas?

La farmaceútica reveló que en la fase 3 del ensayo clínico, sólo el siete por ciento de los voluntarios del grupo que recibió el fármaco fueron hospitalizados y ninguno de ellos murió.

En el grupo que recibió un placebo, el 14 por ciento de los participantes fueron hospitalizados o fallecieron.

Aunque su efectividad resulta menor que la de los anticuerpos monoclonales, tratamiento que se usa actualmente en los centros hospitalarios, la indudable ventaja de las píldoras es que de aprobarse su uso y distribución podrán llegar a una mayor cantidad de personas.

Si la Administración de Alimentos y Medicamentos aprueba el uso de emergencia de la píldora de Merck, se espera que se puedan producir suficientes pastillas para 10 millones de personas a finales de este año.

Experiencias similares

Merck hasta el momento no es la única compañía global que apuesta por las píldoras para combatir la Covid-19. Pfizer también está desarrollando una píldora similar, al igual que Atea Pharmaceuticals y Roche.

La primera experiencia de este tipo se presentó el pasado año cuando el Ministerio de Salud de Rusia aprobó el Avifavir, un antiviral desarrollado a partir del favipiravir, un medicamento japonés usado contra la influenza que se usa como tratamiento en varios países.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí