El respeto al derecho ajeno

Benito Juárez, el único presidente indígena que ha tenido México (1858-1872), acuñó la frase “Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. En el marco de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, este 10 de diciembre, Correo Canadiense quiere poner el énfasis en el respeto como un principio inalienable de derechos humanos.

En 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), que es un documento histórico que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición, según explica el organismo internacional.

La pandemia del COVID-19 ha puesto en evidencia las desigualdades existentes entre los seres humanos. Los mayores afectados de coronavirus han sido los sectores más pobres y marginales, quienes trabajan en los servicios básicos y las mujeres.

Es por ello que, en este día de Derechos Humanos, la ONU afirme que la reconstrucción después de la pandemia y su crisis económica debe atravesar necesariamente por cerrar la brecha entre pobres y ricos. “Sólo las medidas para cerrar estas brechas y promover los derechos humanos pueden garantizar una plena recuperación y la reconstrucción de un mundo mejor, más resiliente, justo y sostenible”, indica el organismo. 

Apoyamos la idea de una reconstrucción sobre la base de equidad de género e igualdad de oportunidades, de mejor distribución de la riqueza. En resumen, sobre la base del respeto al derecho ajeno, de hombres, mujeres, ancianos, jóvenes y niños a vivir en un mundo mejor. Esa es la paz.