Feministas chilenas en Toronto instan a seguir con atención el complejo proceso que vive su país

COLECTIVO APOYAMOS CHILE

Desde Apoyamos Chile Toronto condenamos el actuar de la Justicia chilena en torno al caso de Antonia Barra y el violador Martín Pradenas, la cual una vez más demostró estar permeada de patriarcado y machismo.

En la audiencia de formalización de Pradenas pudimos apreciar cómo opera la cultura de la violación, amparada y perpetuada por el Estado, a través de los desafortunados comentarios de Gaspar Calderón, abogado defensor, quien se refirió en múltiples ocasiones a la vida personal de Antonia, poniendo en tela de juicio su actuar la noche del suceso.

Situar al consumo de alcohol como un atenuante de la conducta sexualmente depredadora de Pradenas hace recaer la responsabilidad en la víctima y no en el victimario.

En este emblemático caso pudimos apreciar la nula intención de dotar a los órganos de Justicia de una perspectiva de género, la cual es sumamente necesaria cuando se trata de abuso sexual, con el fin de no seguir revictimizando a las afectadas en un proceso que a todas luces es complejo.

El actuar de los representantes de la Justicia es lo que produce que muchas personas abusadas sexualmente no denuncien, pues tienen miedo a lo que vimos en esta audiencia: cuestionamientos machistas sobre su experiencia traumática.

Repudiamos firmemente cualquier agresión sexual, verbal, psicológica, entre otras, de parte de un agresor. Nadie tiene derecho sobre nuestros cuerpos más que nosotras mismas.

El consentimiento en una relación sexual debe ser respetado no importando las circunstancias y, para ello, es urgente exigir una educación sexual integral que permita cuestionarse y construir críticamente el ámbito sexoafectivo.

Hoy nos pronunciamos no solamente por Antonia, pues sabemos que son miles las mujeres denunciantes que se han visto en la misma situación.

Este caso solo vino a confirmar lo que ya sabíamos: el sistema judicial debe ser reformado, pues la manera en la que funciona blinda a los agresores sexuales, denostando y exponiendo a las víctimas.
A su vez, valoramos profundamente las múltiples manifestaciones feministas a lo largo del país y fuera de él, pues gracias a esa presión pudo ser revocado el arresto domiciliario de Pradenas por una prisión preventiva.

Instamos a la ciudadanía a seguir activa y atenta al acontecer sociopolítico, a interpelar a los órganos de Justicia para que fallen en favor de las víctimas, a tomarse las calles si es necesario para reclamar lo que es justo. Solo así podremos construir una sociedad más justa y equitativa para todas, todes y todos.