Messi renuncia a la selección Argentina

Efecto de la calentura… o para-rayos para el aluvión de críticas que igual le van a llegar a ese genio llamado Leo Messi? El caso es que en este mundo donde el éxito es otro bien de consumo -y el deporte no es la excepción- segundos y terceros lugares no valen. Y mucho menos tiene valor alguno aquello de “la satisfacción por el máximo esfuerzo hecho’. 
Endiosar a atletas que son simples humanos en un deporte donde el factor azar juega un factor determinante en algunos pasajes conduce a que se den situaciones en que el individuo víctima del ‘bullying mediático’ prefiere hacerse a un lado que soportar estoico el mal momento y tomarlo como el punto de partida para un nuevo intento.
Acaban con las ganas, la voluntad y la autoestima de un ser humano que ha demostrado ser un gran deportista, un tipo que ama su selección y que ha tenido la mala fortuna de no ser el rey Midas -al menos con la camiseta de su país.
Y que conste que esta renuncia la precipita en parte declaraciones como la de otro ‘Dios de barro’, nadie menos que Diego Maradona- que a manera de ultimatum horas antes del partido entre Argentina y Chile dijo “Claro que ganamos el domingo…. Y si no ganamos, que no vuelvan”.