SABORES PERUANOS CONQUISTAN LOS PALADARES DE LA ONU

La sede de la ONU en Nueva York fue escenario esta seman de un festival de cocina peruana para dar a conocer una gastronomía mutante, diversa y multicultural que llegó a conquistar durante cinco días los paladares más internacionales.
Ajíes peruanos, frutos como la lúcuma o la chirimoya o plantas autóctonas como el rocoto llegaron a Naciones Unidas para presentar a los representantes de la organización el festival “Sabores peruanos”, organizado por la misión en la ONU de ese país.
“La comida peruana se rehace dentro de sus mismos sabores, pero siempre en la boca va a causar una diferencia”, dijo a Efe el chef Miguel Alonso Hernández, quien, cargado con ilusión y productos de su país, vino a Nueva York para convencer con sus sabores a la ONU.

En el comedor de delegados de la sede de Naciones Unidas ha habdio un deleite con un menú diario de ocho platos fríos, ocho calientes y diez postres, con una selección distinta cada jornada.
Se han mezclado los sabores andinos, los criollos y los asiáticos, entre otros..
Alonso, que estudió en Barcelona, que ha servido comida a personalidades como el rey Felipe VI de España y es dueño del restaurante peruano La Nacional, quiso venir a Nueva York para demostrar la variedad y riqueza de la gastronomía de su país.
“Nuestra cocina ha ido mutando de mil maneras. Tenemos fusión, cocina de autor, tenemos moderna, tenemos criolla, contemporánea, oriental…”, sostiene el chef, que llegó a la ONU acompañado por otras tres personas de su equipo para dar de comer a tanta gente.
Receloso de enviar por separado algunos de los productos básicos que necesitaba, el equipo llegó cargando consigo 188 kilos de mercancías congeladas o envasadas al vacío, como 500 humitas, pasta de ají, pulpa de lúcuma y de chirimoya y algunos postres.
Y en Nueva York ha tenido que buscar productos frescos como el pescado o la carne, y otros aderezos. “En ciudades como Nueva York se puede encontrar en un supermercado una línea entera con productos peruanos”, dice el chef, algo que atribuye al auge internacional de esta cocina.
Por supuesto, Miguel Alonso ha traído el ceviche, con una serie de variedades que ha intentado demostrar la diversidad gastronómica.
“¿Qué diferencia hay entre un ceviche clásico, uno con rocoto, uno con ají amarillo, uno con mariscos y uno con atún y pulpo?. Todos son diferentes”, sostiene.
Aunque en Perú se hace fundamentalmente con lenguado, en Nueva York tuvo que recurrir al “sea bass” o róbalo, Salmón con salsa de maracuyá o pulpo a la parrilla o servido con una salsa hecha con una mayonesa de aceitunas, alcaparras y pimientos morrones, fueron algunos de los platos que pudieron  se degustados.