Entre indemnizaciones y visitas papales: el camino de la reconciliación en Canadá es largo

Esta semana se desarrolla una serie de conversaciones entre los líderes indígenas y el gobierno federal para llegar a un posible acuerdo sobre la compensación ordenada por la corte a los niños de las Primeras Naciones.

La información fue divulgada por la jefa nacional de la Asamblea de las Primeras Naciones, RoseAnne Archibald, quien argumentó que las conversaciones entre ambas partes están programadas para durar hasta diciembre y que los líderes indígenas están preparados para reunirse cara a cara con representantes del gobierno.

El gobierno federal presentó previamente un aviso de que planea impugnar en la Corte Federal de Apelaciones un fallo que ordena a Ottawa pagar una indemnización a los niños de las Primeras Naciones sacados de sus hogares, pero también dijo que las partes acordaron trabajar hacia una resolución para diciembre.

Los antecedentes de estas acciones se remontan a 2016 cuando el Tribunal Canadiense de Derechos Humanos concluyó que Ottawa discriminaba a los niños de las Primeras Naciones al no financiar los servicios para los infantes y familias que vivían en reservas.

En una declaración conjunta dada a conocer el pasado viernes, después de que se presentó la apelación, la ministra de Servicios Indígenas, Patty Hajdu, el ministro de Relaciones de la Corona-Indígenas, Marc Miller, y el ministro de Justicia, David Lametti, dijeron que las partes “acordaron detener el litigio” sobre la decisión del tribunal.

Archibald dijo que no podía discutir detalles en profundidad de las inminentes conversaciones, pero apoyó la declaración del tribunal de derechos humanos de que los niños eran elegibles para $ 40,000 en compensación federal.

Desde 1863 hasta 1998, más de 150.000 niños indígenas fueron separados de sus familias y llevados a internados estatales en Canadá

La esperada visita papal

Por otra parte, el papa Francisco aceptó finalmente una invitación de la Conferencia Canadiense de Obispos Católicos (CCBC, por sus siglas en inglés) para realizar una visita apostólica a Canadá, en el marco del proceso pastoral de reconciliación con los pueblos indígenas que se desarrolla desde hace tiempo.

El Vaticano aseguró que Francisco indicó su “disposición a visitar el país en una fecha aún por determinar”, algo que causa mucha expectativa luego de las repetidas negativas de la Santa Sede a visitar la nación.

Los obispos católicos de Canadá dijeron en un comunicado que estaban agradecidos de que el papa Francisco hubiera aceptado su invitación y añadieron que está previsto que una delegación canadiense que incluye a sobrevivientes indígenas, ancianos, guardianes del conocimiento y jóvenes se reúna con el pontífice en el Vaticano también para el mes de diciembre.

El anuncio del Vaticano se produce en un momento clave en el que Canadá se enfrenta a su historia de abusos sistemáticos contra las comunidades indígenas, luego del descubrimiento este año de cientos de restos humanos en dos antiguas escuelas residenciales que fueron gestionadas por grupos religiosos católicos.