Receta de cordon bleu de pollo relleno de jamón y queso

La pechuga es la parte del pollo que más juego nos puede dar en la cocina. Se trata de una carne suave que suele gustar mucho a cualquier persona, pero sobre todo, a los más pequeños de la casa.

Ingredientes para 4 personas:

2 pechugas de pollo cortadas en filetes

8 lonchas de queso tipo sandwich

8 lonchas de jamón york

Pan rallado, harina y 2 huevos

Sal y pimienta

Aceite

Modo de preparación:

  1. Salpimentamos las pechugas de pollo. Recuerda que deben estar ya fileteadas. En la carnicería nos lo harán sin ningún problema.
  2. En una encimera, ponemos un trozo de papel de cocina transparente. Encima ponemos una de las pechugas y la tapamos con más papel film. Con un martillo u otro objeto romo, como con un vaso grande y pesado, golpeamos la pechuga. La idea es estirarla y ablandar sus fibras.
  3. Continuamos con la elaboración de nuestro cordon bleu de pollo. Retiramos la pechuga del papel film. Sobre ella, ponemos unos trozos de queso. Sobre el queso, una loncha de jamón cocido y sobre éste, más queso. Así queda más cremoso. Enrollamos todo con las manos, encerrando el relleno en el interior de la pechuga de pollo. No pasa nada si sobresale un poco por los lados.
  4. Ahora, pasamos cada «paquetito» de pollo relleno primero por harina, después por huevo, luego por pan rallado y después de nuevo por huevo y por pan rallado. Por ese orden. Con esto de pasarlo dos veces por huevo y por rallado, lograremos una cobertura exterior más fuerte, que aguante mejor el relleno y más crujiente. Reservamos en un plato hasta haber empanado todo el pollo
  5. Cuando hayamos rellenado y empanado todas las pechugas de nuestro cordon bleu de pollo, las metemos en el congelador durante unos 10 minutos. Si no vas a freírlas en el momento, puedes dejarlas unas horas en la nevera.
  6. Freímos en abundante aceite. Que las cubra por completo. Es importante que el aceite no esté muy caliente (a unos 150ºC) para que el calor penetre bien en el interior de cada paquetito de pollo, sin que se queme el pan rallado. Pasados unos tres minutos de fritura, cuando esté dorado y cocinado en su interior, retiramos del aceite y colocamos cada cordon bleu de pollo en papel absorbente, antes de servirlo